Aduanas y Economía buscan que "funciones sean concursables"

Esto es a raíz de un fallo del TCA que anuló un decreto de 2013 por entender que viola el derecho a la carrera funcional
Aduanas y Economía buscan que "funciones sean concursables"


La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) están trabajando en la redacción de un nuevo decreto "en que las funciones sean concursables", explicó este jueves el director nacional de la DNA, Enrique Canon, en entrevista en El Observador TV.

Esto se dio a raíz de un fallo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), que anuló un decreto de 2013 por entender que viola el derecho a la carrera funcional. Esa reestructura –que tuvo un costo de US$ 690 mil– se enmarcó en un proyecto más ambicioso: la modernización de la DNA, tarea para la que se destinó un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que ascendió a US$ 22 millones.

Canon aseguró que en su momento la puesta en marcha de esta reforma fue negociada con el sindicato en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). "Se cumplieron absolutamente todas las etapas", insistió el jerarca.

Lea también: Reforma aduanera anulada por TCA tuvo costo de US$ 690 mil

Consultado acerca de cómo recibió la noticia, el director de la DNA contestó que "con total desagrado", puesto que había sido una reforma cuya "elaboración no fue improvisada".

De todas maneras, añadió que no es el "ánimo" discutir con el TCA. "No estamos para eso, estamos para cumplir con su fallo, y eso vamos a hacer", sostuvo.

El jerarca dijo que previo a la entrada en vigencia de la reforma funcional, la estructura de la DNA era la de una "pirámide totalmente achatada", en la que la distancia salarial entre el grado 1 (de ingreso) y el grado 16 (el más alto) era de alrededor de $20.000. Se trataba, dijo, de un "desincentivo a la gestión".

"Si soy el jefe, tengo una responsabilidad inmensa, y gano $20.000 más que quien ingresa hoy, no tendré mucho incentivo para ejercer la gestión, la jerarquía, y es lo que efectivamente pasaba", comentó.

Con la reforma, expresó, se buscó dar incentivos al gerenciamiento, por lo que los cargos de máxima responsabilidad pasaron a percibir entre US$ 3.000 y US$ 5.000.

"Creo que quien tiene una responsabilidad que tiene que ver con el comercio exterior uruguayo, con un sector vital para la economía de Uruguay, tiene derecho y hay necesidad para el país que tenga un salario acorde", sostuvo.