Ale Sergi: "Al principio mucha gente no entendía"

Antes de celebrar sus 15 años en La Trastienda, el músico recuerda sus comienzos
A principios del 2000 Miranda! estaba tocando en boliches de Buenos Aires con solo tres canciones propias bajo el brazo. En ocasiones invitados por Leo García y como mucho frente a unas 80, 100 personas, según recuerda Ale Sergi, voz y compositor principal.

Sus shows en vivo eran atrevidos, coloridos y fundamentalmente pop, aspecto que crispaba a los vigilantes de la vieja guardia del rock que los encontraban adueñándose de lugares propios del género, como Cemento.

Pero más allá de los prejuicios y las críticas que tuvieron que combatir, Miranda! cultivó fans gracias al boca a boca y se hizo camino gracias al cuarto tema que Sergi compuso: Bailarina. Ese tema les abrió las puertas de MTV, para que tomaran el canal por asalto unos años después con Don, y transformaran el "es la guitarra de Lolo" como uno de los latiguillos más ubicuos del Río de la Plata.

Don - Miranda!

Quince años después Miranda! celebra su popularidad y su carrera con una gira que tiene a Montevideo como una de sus paradas. Mañana volverá a La Trastienda luego de presentar su último disco, Safari, el año pasado. Pero esta vez vendrá con algunos recuerdos, un poco de nostalgia y mucho baile.

Antes de este show, Sergi recuerda los primeros años que lo llevaron al éxito.

¿A la hora de componer Bailarina sintieron que era un hit?
Yo ya había grabado dos discos con otro grupo y no había tenido mucha repercusión. Y Miranda! se inició realmente como una diversión; no pensábamos mucho que iba a tener un rebote tan grande con la gente. Me acuerdo que hicimos Bailarina porque queríamos grabar un demo. Teníamos tres canciones: Imán, Tiempo y Agua, que las tocábamos en los primeros shows, y me parecía que para completarlo estaba bueno tener una canción mas cerca del (género) house, porque eran dos canciones lentas y una un poco drum and bass. Hice Bailarina, completamos el demo y con esas cuatro empezamos a recorrer escenarios. Al año llego el álbum (Es mentira, 2002).

Bailarina - Miranda!

¿Cómo era el ambiente de la música alternativa? ¿Existía prejuicio por el pop?
Sí, claro, mucho. Era un poco raro un grupo de pop que tocara en el circuito del rock. No era tan usual. Y eso de ser tan abiertamente pop, salíamos a tocar con bases pregrabadas. En ese momento no usábamos tantos instrumentos en vivo, era bastante electrónico todo. Y encima los vestuarios y el maquillaje. Nosotros éramos bastante escandalosos para el momento. Y mucha gente al principio mucho no entendía. Sabemos que cuando alguien llama la atención con algo nuevo e intenta ser diferente siempre va a haber alguien que se moleste. Y te digo que lo tomábamos bien; nos parecía razonable. Lo tomábamos como parte del camino y como señal de que estábamos haciendo algo distinto.

¿Cuándo Miranda! salió del under?
Con el segundo disco. Cuando sacamos Sin restricciones (2004) la presentación la hicimos el mismo día que salió el disco en el teatro Ateneo, que es un teatro lindo pero pequeño. Hicimos dos funciones y a los cuatro meses lo estábamos presentando de nuevo en el Gran Rex con tres funciones agotadas. Las canciones fueron a la radio, mucha gente se enteró de nosotros y se sumaron. Y fue una explosión.

¿El hecho de circular desde casi el comienzo en MTV fue fundamental para la popularidad?
Aunque MTV nos apoyaba mucho estábamos teniendo algo muy fuerte en el under, pero en la radio no estábamos. Con el segundo disco fue la radio la que generó el boom.

¿Don funcionó como el caballito de batalla?
Primero fue Yo te diré, que picó muy bien y ahí dije "bueno, cuando saquemos Don...", porque yo sabía que era una canción más fuerte. Y fue así.

¿Estaban preparados para enfrentarse a tanto furor?
Sí y no. Porque preparado para algo así nunca estás. Yo estaba sin esperar mucho, siempre prioricé pasarla bien y estar en armonía con mis compañeros. Y en parte fue bueno que fuera en grupo, porque, si a uno se le subían un poco los humos, los otros cuatro se encargaban de ubicarlo de vuelta.

Con su primer disco y DVD, En vivo sin restricciones (2005), también dejaron plasmada cierta estética que acompañaba a su música y su público adoptó.
Sí, claro, nos parecía sorprendente. Por eso, en la tapa del disco pusimos a los fans, porque eran estética pura. ¡Eran más nosotros que nosotros mismos!

Traición - Miranda!

Ya 15 años después se puede decir que los primeros discos pueden generar un poco de nostalgia.
Y si, hay canciones que ya se han vuelto clásicas. En su momento fuimos una banda juvenil y para mucha gente esas canciones fueron importantes. La música que escuché durante los 15 años me acompaña toda la vida, por más que siga escuchando música nueva. En esa época es la primera vez que elegís tu propia música y te identificás con algo. Entiendo que ese disco, Es mentira y Sin restricciones para mucha gente fue eso y claramente ahora les debe dar nostalgia.

Populares de la sección

Acerca del autor