Ante incertidumbre por costos, choferes de apps convocan a Uber

Transporte. Buscan entablar un diálogo con la empresa a través de Dinatra

Los futuros costos que tendrán que asumir los conductores de aplicaciones de transporte para trabajar de forma regulada generan incertidumbre entre los choferes, que desconocen cómo afectarán las nuevas disposiciones a los precios del traslado.

Tras reunirse ayer con el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, y con el ministro interino de Economía, Pablo Ferreri, el presidente de la Asociación de Conductores de Aplicaciones del Uruguay (ACUA) Sebastián Sanguinetti, dijo a El Observador que la voluntad de los trabajadores es apegarse a las nuevas reglas.

Así se lo manifestaron a los jerarcas del gobierno, aunque aprovecharon la convocatoria para plantear sus dudas con respecto a la regularización del trabajo y pidieron una prórroga para poder adaptarse a las nuevas disposiciones.

Ferreri había informado a El Observador que los trabajadores deberán tributar como pequeñas empresas, lo que supone un costo mensual que como máximo será de $ 8.000 e incluirá la seguridad social, aunque en la mayoría de los casos estimó que sería mucho menor si el trabajador ya tiene cobertura de Fonasa por otra actividad o ya utiliza una unipersonal. En tanto, las plataformas deberán aportar el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) o el Impuesto a las Rentas de los No Residentes (IRNR), según corresponda, más el IVA de transporte (10%) que se aplicará solo sobre la comisión de la empresa.

Ayer Ferreri les transmitió a los trabajadores que, luego de un período que se estipulará para que se regularicen, se comenzará a fiscalizar y a aplicar sanciones. “A quienes no se formalicen se les aplicará todo el peso de la ley”, dijo Ferreri a El Observador.

Los choferes afirman, sin embargo, que hay costos como los seguros que no están definidos, a lo que se suman otros como el aumento de los combustibles, que ya debieron asumir, y el posible recambio de los vehículos.

Sanguinetti explicó que como el pago de tributos puede ser gradual para los que deban crear una empresa de cero y recién al tercer año deberán pagar el 100%, el panorama “no es tan desalentador”.

Si bien con Cabify y Easy los trabajadores mantienen conversaciones sobre posibles convenios, el diálogo con Uber, empresa para la que trabaja el 80% de los asociados a ACUA, es nulo.

Por tanto, el vocero del sindicato, Gerardo Sastre, dijo que citarán a los representantes de la empresa para dialogar a través de la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra).

Según afirman los trabajadores, Uber se había comprometido a bajar la comisión del 25% al 20% y a asumir los costos del canon por kilómetro que deberán abonar a la intendencia, pero luego no fue confirmado.

Sanguinetti afirmó que la preocupación de cómo se maneja Uber con los trabajadores es compartida por el gobierno.

Consultado por la disposición del Ministerio de Economía, el gerente general de Cabify en Uruguay, Manuel Gros, dijo a El Observador que la empresa cree que “es justo que todos paguen esos impuestos”. Afirmó en ese sentido que en su caso ya aportan IRAE e IVA. Fuentes de la empresa dijeron que los costos están incorporados en los precios actuales y por tanto la tarifa no se verá afectada.

El country manager de Easy, Felipe Vargas, dijo que acatarán lo dispuesto por el gobierno. Por el momento, afirmó, los nuevos costos no se trasladarán al precio. “Una vez que el decreto esté en rigor tomaremos medidas. De momento no va a afectar de ninguna manera ni a conductores ni a los clientes”, sostuvo.


Populares de la sección