Apuestan al desarrollo del cannabis medicinal como commodity

Secretario de la Junta de Drogas lo ve como una "importante oportunidad"

El secretario general de la Junta Nacional de Drogas, Diego Olivera, dijo a El Observador que el avance de la investigación científica sobre los usos del cannabis medicinal y la aprobación de leyes a lo largo del mundo que habilitan su utilización marca la apertura de una "importante oportunidad" para el país "desde el punto de vista del desarrollo y la diversificación productiva".

Por eso apela a que los distintos organismos que integran el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) "generen la condiciones adecuadas para el desarrollo del cannabis como commodity" para fines industriales y medicinales.

El jerarca señaló que Uruguay tiene "normativa, institucionalidad e iniciativas privadas" como para aprovechar esta "ventana de oportunidad" que se abre con las necesidad de importación que tendrán varios países como Alemania, Canadá y Francia que legalizaron el consumo con fines medicinales.

El Observado informó ayer que al menos una de las dos empresas que ganaron la licitación para producir marihuana para el Estado explora la posibilidad de exportar el cannabis para usos medicinales a Alemania.

El secretario general del organismo encargado de definir las líneas políticas en materia de drogas, y que depende de Presidencia, dijo que el avance de esta posibilidad debe ser con la "necesaria cautela" para que el proceso cuente con "todas las garantías tanto desde el punto de vista sanitario como desde la seguridad de las partes involucradas".

Olivera valoró que esta dimensión vinculada al desarrollo económico que exploran empresarios uruguayos –con el apoyo de la Unión de Exportadores- constituye una "externalidad positiva de la política pública impulsada", aún cuando la regulación uruguaya tiene como principal objetivo la seguridad y la salud de los uruguayos a partir de un nuevo enfoque sobre el combate al narcotráfico.

Uno de los empresarios consultados por El Observador razonó que con las cuatro toneladas anuales que se piensa dedicar al mercado doméstico y, considerando un valor de US$ 10 el gramo en Alemania, por ejemplo, se estaría alcanzando una suma de US$ 40 millones anuales. Sin embargo, el empresariado entiende que las necesidades en destino son varias veces mayor y que las posibilidades de producción en Uruguay son "casi infinitas".

"Pensemos solo en multiplicar por diez estas cifras: US$ 400 millones por año. Es una cifra que no solo generaría muchas divisas, sino también mucha mano de obra y una nueva floreciente industria", valoró el hombre de negocios.

Sin embargo, Olivera subrayó que la aprobación de proyectos específicos para tales fines es competencia del IRCCA, lo cual no significa que las dos empresas (Symbiosis e ICC) que hoy tienen licencias para producir cannabis recreativo para las farmacias serán, necesariamente, quienes produzcan el potencial bien de exportación. "Si quieren ampliar la actividad tienen que presentar proyectos específicos y recibir habilitación para esas otras eventuales finalidades", aclaró.


Populares de la sección

Acerca del autor