Blancos defienden sus propuestas sobre seguridad

Senadores del Partido Nacional respondieron una columna de opinión publicada este martes

En la nota del Sr. Gabriel Pereyra titulada "Las propuestas blancas de seguridad ya existen", incluida en la edición del día de la fecha, el autor incurre en gruesos errores. Desde ya consideramos los mismos como fruto de la desinformación del profesional. Podrán no compartirse nuestras propuestas, de hecho buena parte del Frente Amplio no las comparte con Pereyra, pero no creemos que sea bueno desacreditarlas a puro adjetivo. Las nuestras son propuestas honestas, meditadas y estudiadas por especialistas de la materia Penal que asesoran a nuestra colectividad y que las consideramos buenos instrumentos, no los únicos, para enfrentar la ola de inseguridad. Es legítimo discrepar, también lo sería hacerlo con altura.

Ni el señor Gabriel Pereyra ni los firmantes somos profesionales del derecho, por eso le hemos pedido a quienes nos asesoran un breve comentario técnico sobre los artículos a los que se refiere en su nota, que pueden servir al señor periodista y a los lectores de El Observador:

"a) En materia de homicidios, el autor de la nota considera "oneroso el fijar la condición de trabajador de la víctima". Fundamenta su opinión en dos argumentos: la agravante general prevista en el artículo 47 numeral 18 (introducida por la ley 17.243) y el artículo 312 del Código Penal (homicidio muy especialmente agravado). No queda claro si el Sr. Pereyra confunde -o ignora- las diferencias entre los efectos de una agravante genérica aplicada al delito de homicidio y una modalidad agravada o muy especialmente agravada del mismo delito. Los alcances son sustancialmente distintos en materia de las penas mínimas y máximas aplicables, y también difieren completamente la regulación del régimen de excarcelación, la libertad anticipada y las salidas transitorias. El periodista sostiene que "ya está prevista en el Código Penal" una circunstancia agravante de todos los delitos cuando la víctima es un trabajador. Eso es obvio; sólo que el régimen existente es notoriamente insuficiente y los trabajadores indefensos son víctimas, cada día con mayor frecuencia, de la ferocidad de los delincuentes. Por ello el Partido Nacional, que conoce bien la legislación vigente pero la considera defectuosa, ha propuesto que se incluya a la condición de trabajador como elemento que tipifique un homicidio especialmente agravado (cuando la víctima es un trabajador y el delito se produce en ocasión de las funciones) o muy especialmente agravado (cuando la víctima sea funcionario policial o guardia de seguridad privado). Las diferencias entre el régimen actual y el proyectado son obvias para cualquier persona u operador jurídico medianamente informado.

El otro argumento por el cual el autor de la nota considera innecesaria la inclusión de una agravante especial o muy especial del homicidio es la actual redacción del artículo 312 del Código Penal. En la confusa redacción, el autor de la nota olvidó mencionar a cuál o cuáles de los seis numerales del mencionado artículo se refiere. Suponiendo que lo haga en relación a los numerales 4 y 5, se le hace saber al periodista que la modificación proyectada por el Partido Nacional abarcaría como homicidios especialmente agravados o muy especialmente agravados, a un conjunto de homicidios que hoy se juzgan como simples; la pena mínima de un homicidio simple -aunque sea genéricamente agravado- es actualmente excarcelable, cinco veces inferior a la del homicidio agravado, y unas siete veces menor que la del homicidio muy especialmente agravado. En el umbral de la pena máxima, las diferencias también son significativas: van del doble a más del doble.

b) En materia de narcotráfico, reaparece en la nota del Señor Pereyra una gruesa confusión respecto de los efectos de las agravantes genéricas (aplicables a todos los delitos) y las especiales (aplicables a un delito en particular). Ya existe una agravante especial del hurto (art. 341 del Código); el periodista, mal informado, sostiene que dicha agravante se aplica "a cualquier delito"; su desconocimiento le llevaría a ser reprobado en cualquier curso básico de derecho penal. El Partido Nacional considera mala la legislación actual y ha propuesto una agravante especial aplicable a todos los delitos de narcotráfico. En muchos barrios se multiplican las bocas de venta de pasta base al amparo de la protección constitucional del hogar. Dicha protección, más que centenaria, no fue pensada para amparar a narcotraficantes sino para proteger a los ciudadanos honestos."

Además de las propuestas señaladas, hay 27 más distribuidas en 10 capítulos, que van desde medidas para prevenir el abuso de menores, violencia en el deporte, política penitenciaria, minoridad, en fin un abanico de propuestas serias. Se puede discrepar, obviamente, pero son tan serias como seguramente el señor periodista considera su trabajo. No integramos el Poder Ejecutivo y por ello nuestro alcance está limitado a este diálogo que convocó el presidente. Medidas referentes a la inclusión social, la educación y tantas otras convergentes a mejorar el clima de convivencia requieren la administración de un gobierno que está en manos, y con mayorías parlamentarias, del FA.

El Señor Gabriel Pereyra entiende esta realidad.


Populares de la sección