Buscan a tunecino sospechoso del atentado mortal en Berlín

Creen que preparaba otro ataque; estaba en proceso de expulsión del país
En medio de un debate sobre la seguridad en los espacios públicos y mientras la extrema derecha carga las tintas sobre la canciller, Angela Merkel, las autoridades alemanas están lanzadas a la captura de un tunecino sospechoso de haber consumado el ataque terrorista del lunes contra un mercado en Berlín.

Las autoridades alemanas anunciaron ayer la activa búsqueda de un tunecino "clasificado como peligroso" tras la matanza con un camión ocurrida el lunes en una feria de Navidad en Berlín, el más grave reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico en el país.

La Fiscalía antiterrorista, que lo identificó como Anis Amri, de 24 años, publicó un aviso de búsqueda (ver Perfil). "Podría ser peligroso y estaría armado", destacó, al precisar al mismo tiempo que ofrece una recompensa de € 100 mil por información que permita su captura. En el ataque murieron 12 personas. Además hay 48 heridos, 14 de ellos graves.

"Hay un nuevo sospechoso (...) A medianoche se emitió un pedido de captura en Alemania y en el espacio Schengen, es decir en Europa", había declarado el ministro del Interior, Thomas de Maizière.

"Se trata de un individuo clasificado como peligroso, que los servicios de seguridad conocían y que pertenece al movimiento islamista-salafista", añadió el diputado especialista en cuestiones de seguridad, Stephan Mayer.

Un ministro de Interior regional alemán, Ralf Jäger, reveló además que Amri había solicitado asilo en el país y era investigado porque las autoridades sospechaban que estaba preparando otro atentado.

La policía judicial de la región de Renania del Norte-Westfalia (oeste), donde Anis Amri residió algún tiempo tras su llegada a Alemania a comienzos de este año, abrió una investigación por "acto grave que pone en peligro la seguridad del Estado" alemán.

Prudencia

Por los indicios disponibles, el sospechoso estaría vinculado a una red de presuntos reclutadores del Estado Islámico en Alemania, según los diarios Süddeutsche Zeitung y Bild.
Jäger indicó que la solicitud de asilo del tunecino fue rechazada en junio y que era objeto de un procedimiento de expulsión hacia su país. Pero "Túnez negó que el hombre fuera tunecino", y por lo tanto rechazó recibirlo aunque después reconoció su nacionalidad, según el ministro regional.

Una billetera con documentos de identidad encontrada en la cabina del camión de Berlín puso a los investigadores tras su pista, indicaron diputados alemanes.

Túnez es uno de los principales provedores de combatientes extranjeros de los movimientos yihadistas. Unos 5.500 tunecinos viajaron para combatir a Siria, Irak o Libia.

Sin embargo, las autoridades alemanas son prudentes, sobre todo después de que el martes un paquistaní presentado como principal sospechoso fuera liberado por falta de pruebas.

En esa línea, De Maizière recordó que "sospechoso" no significa "que sea el autor". Según un medio local, unos 150 policías allanaron por la tarde un centro de acogida de refugiados en la localidad de Emmerich, en el oeste del país, donde el tunecino había vivido.

Otros medios estiman que el sospechoso puede estar herido tras embestir la feria con el camión, cuya cabina quedó seriamente dañada. En su interior aparecieron manchas de sangre.

La autopsia al camionero polaco de 37 años, asesinado a balazos en la cabina, demostró que estaba vivo cuando el vehículo atropelló a la multitud en el mercado. El cuerpo tenía marcas de lucha y también puñaladas.

Mientras tanto, se reforzaron las medidas de seguridad en Berlín y en varios países de Europa.

A su vez, la extrema derecha alemana alimentó sus críticas contra Merkel, en especial contra su política migratoria considerada demasiado generosa.

Seguridad pública en eje del debate


Tras el atentado de Berlín, un debate se abre paso entre la opinión pública sobre las medidas de seguridad en Alemania.

"Este atentado se podría haber evitado si la plaza hubiera estado protegida por bloques de cemento", critica Joachim Krause, director del instituto para las políticas de seguridad de la Universidad de Kiel. "Hay que garantizar la seguridad en este tipo de plazas", como en Israel, "pero en Alemania este aspecto ha sido descuidado", añade, en el diario Handelsblatt.

Los mercados navideños de Hamburgo, Stuttgart y Dresde instalaron de inmediato vallas de cemento.

Extrema derecha apunta sobre Merkel


Los movimientos de extrema derecha europeos culparon ayer a la canciller alemana Ángela Merkel por su política de puertas abiertas en favor de los refugiados por el atentado contra un mercado navideño en Berlín que dejó 12 muertos.

Las críticas a la jefa de gobierno fueron acompañadas de demandas para poner freno a la inmigración y a los refugiados.

Dentro de la misma Alemania, Marcus Pretzell, dirigente del movimiento Alternativa para Alemania (AfD), habló de "los muertos de Merkel".

El político holandés Geert Wilders, líder del Partido para la Libertad (PVV), publicó en Twitter una foto de Merkel salpicada de sangre, poco después de que un hombre estrellara un camión contra el mercado navideño.

Se creía entonces que el autor era un demandante de asilo paquistaní que terminó por ser liberado. La policía alemana todavía busca a un nuevo sospechoso, un tunecino.

"Nos odian y nos matan. Y nadie nos protege. Nuestros líderes nos traicionan", escribió el político holandés recientemente condenado por discriminación, una sentencia que aumentó la popularidad de su partido, ya favorito a ser el más votado en las próximas elecciones de marzo.

A su turno, el británico Nigel Farage, gran amigo europeo del nuevo presidente estadounidense Donald Trump, también culpó a Merkel y acabó enzarzado en una discusión con el viudo de la diputada laborista Jo Cox, asesinada por un neonazi en junio.

"Noticias terribles de Berlín, pero no son una sorpresa. Hechos como este serán el legado de Merkel", escribió en Twitter el exlíder del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), antieuropeo y antiinmigración.

Brendan Cox, que calificó el asesinato de su esposa en plena campaña del referéndum sobre la Unión Europea como un "atentado terrorista" con motivaciones políticas, respondió a Farage, también en Twitter: "¿Culpando a políticos por los actos de extremistas? Te estás metiendo en un lío, Nigel".


Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección