Cardoso aseguró que el Ministerio del Interior intervino su teléfono

La Cámara de Diputados decidió realizar una denuncia penal
El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, está siendo interpelado nuevamente este miércoles, esta vez por el diputado colorado de Vamos Uruguay Germán Cardoso. En principio, la comparecencia del jerarca al Parlamento iba a estar vinculada con temas de violencia en el deporte, pero luego de una moción de Cardoso en diciembre quedó establecido que deberá responder preguntas sobre seguridad en general.

Durante la interpelación, Cardoso sostuvo que la cartera tiene intervenido su teléfono celular y la cuenta de e-mail. En respuesta a eso, Bonomi le contestó que de tener pruebas debería presentarse ante la Justicia. Pero por los dichos de Cardoso, el legislador del MPP Alejandro Sánchez planteó que la Cámara de Diputados debería presentar una denuncia penal. "El Ministerio del Interior no puede intervenir ningún teléfono salvo decisión judicial", dijo Sánchez. La moción del legislador contó con la mayoría de los votos esta noche.

Luego de cuatro horas y media de exposición, durante un cuarto intermedio el ministro informó que se produjo una caída de los delitos en enero. En sentido, señaló que en el primer mes del año los homicidios mostraron un descenso de 10%, mientras que las rapiñas bajaron 5,3% y los hurtos un 5,4%.


"Es un dato novedoso porque el año pasado los hurtos no habían bajado", sostuvo el jerarca. Como manera de respaldar los datos, añadió que Uruguay es reconocido por organismos internacionales cuando presenta estadísticas sobre delitos.

Durante la interpelación el titular de Interior sostuvo que es posible frenar el fenómeno de las barras bravas en el fútbol. Recordó que hace varias décadas los clubes recurrían a boxeadores para llevar a las canchas. "Este fenómeno se inicia con el interés de mostrar poderío. En otra época esto no existía, pero sí pasaba que los clubes iban a las academias de boxeo y llevaban al exterior boxeadores retirados por algunas situaciones que se podían dar. Estoy hablando de hace 50 años", dijo.

Añadió que esa situación se fue transformando hasta lo que ocurre en la actualidad y un punto de inflexión fue cuando la dirigencia de los clubes comenzó a entregarles entradas a las barras bravas. "Una estrategia (para terminar con ellas) implica que los actores que las han sostenido dejen de hacerlo. Estas barras fueron apoyadas por dirigentes deportivos", señaló Bonomi.

Con ese apoyo, sostuvo que las "barras se consolidaron como un actor fuerte, instaladas fruto de los dirigentes; existen porque se habilitó su existencia". Igualmente, expresó que "si se toman las medidas correctas" como la quita de ese apoyo por parte de la dirigencia deportiva "este fenómeno se puede revertir".

Cardoso realizó 50 preguntas al ministro. En el comienzo de su oratoria, el diputado aseguró que el ministro quiere "crear un relato favorable a una cuestionada gestión por ajenos y propios", en referencia a los datos estadísticos proporcionados por el ministerio.

De hecho, buena parte de su presentación se basó en cuestionar la veracidad de las cifras aportadas por el Ministerio del Interior la primera semana de enero, cuando se celebró desde la cartera la reducción de las rapiñas un 3,7% y de los homicidios un 9,6% entre 2015 y 2016, al tiempo que los hurtos crecieron 4,6%, en el mismo período.

"Vimos a un ministro del Interior desesperado en contar cómo mejoró la seguridad pública, cuando él ha sido renuente a dar estadísticas, retrasando incluso hasta un año esa información" dijo Cardoso. El diputado colorado dijo que la caída en las rapiñas se explica porque estas son catalogadas como hurtos especialmente agravados.

"No le puedo creer las estadísticas al ministro como no le cree la mayoría de los uruguayos", sentenció.

"No le puedo creer las estadísticas al ministro como no le cree la mayoría de los uruguayos", sentenció.

Cardoso también responsabilizó a Bonomi de la violencia que desencadenó la suspensión del clásico en noviembre de 2016. "El aumento de la violencia del fútbol empezó cuando Bonomi decidió cambiar la estrategia de los ministros anteriores, al tratar de incluir a los barras bravas" en los clubes. "El Ministro está muy vinculado a las barras bravas, sabe cual es su comportamiento cuando se les da potestades", agregó

Dentro de las 50 preguntas presentadas al ministro, se le consultó por qué no decidió suspender el clásico ante la información de que se producirían actos de violencia, por qué no se dispuso la ubicación de policías en las tribunas, por qué consideraba que el operativo había sido un éxito, y si momentos antes del inicio del partido clásico estaba durmiendo la siesta.

El diputado colorado también responsabilizó al ministro del Interior por el asesinato de Valeria Sosa a manos de su ex pareja, un policía que pese a que ya había sido denunciado por violencia de género, no se le había sustraído el arma como establece el reglamento.

Por otra parte, Cardoso dijo que debía dejarse de tratar los muertos de los homicidios como "de primera o de segunda", siendo estos últimos las victimas en casos de ajuste de cuenta.

Para el interpelante Montevideo "es una de las ciudades más violentas del continente".

Cardoso además preguntó sobre cómo se están cubriendo las vacantes en la Jefatura de Policía de Montevideo, cuánto ha invertido en materia de armamento y material policial el ministerio y si han existido problemas con la calidad de estos.

Antes de la interpelación, Bonomi mantuvo una reunión con la bancada parlamentaria del Frente Amplio

Fútbol

El ministro aseguró que antes de la llegada del Frente Amplio al gobierno hubo ocho muertes vinculadas al fútbol, y que es la primera vez que un ministro del Interior es interpelado por la violencia en el deporte.





Populares de la sección