Colombia busca reconstruir las zonas devastadas por las FARC

Fomentarán plan de deducciones impositivas para impulsar infraestructura
El gobierno de Colombia planea deducciones de impuestos para las compañías que realicen obras de infraestructura vial y de servicios sociales en zonas azotadas por el conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una vez se concrete la firma del acuerdo definitivo de paz con la guerrilla.

El anuncio fue realizado días después de que el gobierno y las FARC firmaran un cese al fuego bilateral, que marca el fin de la confrontación armada más antigua del hemisferio y los deja a un paso de un acuerdo final de paz.

El plan busca que las empresas construyan o financien obras como carreteras, redes de acueducto y alcantarillado, escuelas y centros de salud, entre otros proyectos de un listado que definirá el Gobierno.

El conflicto armado de más de medio siglo ha dejado unos 220 mil muertos y millones de desplazados principalmente de las zonas rurales de ese país andino.

"Las empresas pueden escoger si hacen esas obras y el valor de la obra se descuenta del pago de impuestos", dijo a Reuters el consejero para el posconflicto, Rafael Pardo.

"Para el Estado es neutro el proceso, pues es hacer las obras y probablemente hacerlas más rápido o de manera más eficiente, y para las empresas es un beneficio en el sentido de que quieran tener una presencia en determinada región y una presencia que lleve a una mejor reputación de la empresa", agregó.

El gobierno colombiano estima que el fin de la guerra representará alrededor de un punto porcentual adicional de crecimiento económico al año para el país.

"Uno de los elementos de medición es la generación de empleo, pueden ser empresas de servicios, empresas agroindustriales, agropecuarias o empresas industriales", afirmó Pardo.

Colombia, la cuarta economía de América Latina, atraviesa una fase desaceleración, que la llevaría a expandirse cerca de 2,5% este año, una caída en relación al crecimiento de 3,1% registrada en el 2015.

"Ese tipo de ejercicios son ejercicios que nosotros veríamos con muy buenos ojos", opinó Bruce Mac master, presidente de la Asociación de Empresarios de Colombia.

Descordinación


Las FARC calificaron hoy de "precipitada" la lectura del Ministerio de Defensa colombiano sobre la dimensión de las zonas de concentración de guerrilleros y recordaron que la mesa de diálogo no ha consensuado el tamaño de los ocho campamentos previstos en el marco del fin del conflicto.

El Ministerio de Defensa colombiano informó el viernes que una vez firmada la paz los integrantes de las FARC se concentrarían en 31 lugares por todo el país, en total 23 "zonas veredales" –caseríos rurales– y ocho "campamentos" de cuatro hectáreas cada uno.

"Con sorpresa reciben las FARC-EP la lectura precipitada del Ministerio de Defensa sobre la dimensión de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización y campamentos, cuando la subcomisión técnica, que continúa reunida en La Habana (sede de los diálogos), todavía no ha consensuado, en especial, el tamaño de los ocho campamentos", indicó un comunicado de la guerrilla.

Los negociadores de la FARC en los diálogos de paz señalaron que esta conducta genera "confusión en la opinión pública" y sugirieron al gobierno coordinar futuras declaraciones para "no afectar lo que está en construcción con contenidos infundados".

Entre el sueño y un camino espinoso


Para Ingrid Betancourt, exrehén de las FARC, el cese al fuego con esta guerrilla es un "sueño que se cumple" y genera "mucha esperanza" en una Colombia en guerra desde hace décadas, pero advirtió que queda un "camino espinoso" para llegar a la paz. "Tenemos que ver el futuro con mucha esperanza. ¡Pensar que podemos finalmente construir la democracia en la que tanto habíamos soñado! Es muy 'realismo mágico' para muchos de los que vivimos la guerra personalmente", dijo a la AFP en referencia al universo del escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Fuente: Agencias

Populares de la sección