Cómo Dolores Fonzi logró su mejor papel

A pesar de los problemas en su proyección, La Patota confirmó las expectativas en Punta del Este
La película argentina La patota era una de las más esperadas dentro del Festival Internacional de Cine de Punta del Este. No solo por la presencia en el evento de su protagonista, Dolores Fonzi, sino también por el pedigrí con el que llegaba la película a Uruguay. El filme de Santiago Mitre –director de Carancho (2010) y El estudiante (2011) –, fue premiado en la Semana de la Crítica en Cannes y en el Festival de Cine San Sebastián, dos reconocimientos valiosos como para generar expectativa dentro del público cinéfilo en Maldonado.

Sin embargo, la organización del festival de Punta del Este no estuvo a la altura del estreno a la hora de exhibirlo el pasado martes. Tras una breve presentación de Fonzi frente al público de la Sala Cantegril, la película comenzó a proyectarse sin sonido, lo que impacientó a varios asistentes. Acto seguido el problema empeoró cuando, en la primera escena de la película con un diálogo entre el personaje de Fonzi y Oscar Martínez, era evidente que los problemas de sonido persistían pero de forma más confusa, con algunos diálogos comprensibles y otros no. Con varios espectadores retirándose furiosos, el sonido se solucionó con un sacrificio mortal: la imagen. Tras un reemplazo de la copia, La patota se exhibió treinta minutos después de su hora programada con un cambio en su formato. En términos sencillos: se mostró una película aprisionada por la presencia de espacios negros por arriba y debajo de la imagen, algo que no debería suceder en el cine.

El incidente se sumó a otras fallas técnicas o demoras ocurridas en los tres primeros días del festival: demoras en el homenaje al actor George Hilton y en la proyección de La luz incidente. Cabe cuestionarse si hubo un chequeo previo y riguroso de las instalaciones y el material programado para su exhibición. Es además una lástima, porque el filme de Mitre es una obra provocadora que merece la atención del público sin distracciones, dada la naturaleza de su trama.

La patota ofrece un trabajo imperdible de Fonzi, quien demuestra estar muy lejos de la inocencia de sus primeros papeles en telenovelas como Verano del '98 y continúa acentuando una filmografía ambiciosa desde la década de 2000.

La patota es una adaptación de una película de 1961 dirigida por Daniel Tinayre y que tiene a Mirtha Legrand como protagonista. En la nueva versión de Mitre, Fonzi interpreta a Paulina, una abogada que decide dictar clases en una zona suburbana de Misiones dentro de un programa de inclusión social. Una vez instalada allí, Paulina es violada por un grupo de jóvenes del lugar y, tras el crimen, se embarca en una búsqueda personal por su idea de justicia social que despertará la indiferencia de parte de sus
allegados.

"Es una película actual que trae debates que son discusiones de hoy y que espero que terminen", dijo Fonzi en el día de la presentación del filme en el festival. "Leí el guion y sentí que no me la podía perder". Sobre su trabajo durante el rodaje, realizado en Buenos Aires y Misiones, la actriz describió su papel como "una gran demanda física y mental" que, entre sus múltiples retos, tiene un plano secuencia de 9 minutos con una discusión entre el personaje de Fonzi y Martínez, quien interpreta a su padre.

Durante su producción, La patota sufrió una demora en el inicio del rodaje que permitió a la actriz disfrutar de un tiempo extendido para preparar el papel. "Fue un año de ensayo. Un privilegio que no suele suceder. Eso fue espectacular", afirmó Fonzi.

Tanto la actuación de la argentina como el resultado final de La patota generan una sensación que pocas veces sucede en el cine: la de olvidarse de que se está viendo una película y sumirse exclusivamente dentro de la narración. Desde el inicio, una sensación de tensión inunda a la sala desde la pantalla. El guión –a cargo de Mariano Llinás–, se luce al presentar un relato no lineal a nivel cronológico que utiliza diferentes puntos de vista: Paulina, su padre y los propios miembros de la patota involucrados en la violación.

"Es la primera vez que gano tantos premios" indicó la actriz, quien entre otros galardones obtuvo en 2015 el premio Sur (de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina) como Mejor actriz.

La labor merece todo reconocimiento, y el filme, una nueva proyección en Uruguay sin problemas técnicos que distraigan el disfrute de una película valiente que quedará resonando en la cabeza de quienes la vean.

Populares de la sección

Acerca del autor