CTI tienen 90% de ocupación; la mitad por infección respiratoria

MSP priorizará dosis extras de vacunas en centros con horarios extendidos

La cantidad de casos de infecciones respiratorias graves que se están atendiendo son similares a los de julio y agosto de años anteriores, lo que llevó a un aumento no solo de las consultas ambulatorias y en emergencias, sino de ingresos a terapia intensiva.

De hecho, 90% de las camas de CTI están ocupadas actualmente y la mitad de las internaciones en esa área son por enfermedades respiratorias agudas. Así lo afirmó el director general de la Salud, Jorge Quian, tras una reunión de las autoridades sanitarias con los directores técnicos de las instituciones y jefes de las unidades de terapia intensiva de adultos y niños. En el caso de los adultos, 90% de los que están internados tienen patologías o factores de riesgo que favorecen tener infecciones respiratorias y lo mismo sucede en 30% de los niños en terapia intensiva.

La semana pasada, la subsecretaria del MSP, Cristina Lustemberg, anunció en conferencia de prensa que cuatro personas habían muerto por enfermedades respiratorias graves; se confirmó que todas tenían la gripe H1N1 y no se habían vacunado. Cuando la semana que viene lleguen las 100 mil vacunas extras que el Ministerio de Salud Pública (MSP) compró a Francia, se priorizarán aquellos centros de vacunación que tienen horario y días de atención extendidos. Quian dijo a la prensa que el objetivo sigue siendo la población de riesgo, pero la cartera apunta a que todos los que quieran puedan vacunarse. Por ese motivo, se hará foco en que los centros extiendan su horario, para que eso no sea un obstáculo para recibir la vacuna.

El anuncio de las cuatro muertes, sumada a los ingresos a unidades de terapia intensiva, aumentó abruptamente la demanda de vacunas. En un mes se vacunó un número similar de personas que en tres meses del año pasado, cuando se registraron las cifras más bajas de vacunación de los últimos cinco años. Las 500 mil dosis que llegaron a Uruguay a fines de abril costaron unos US$ 2 millones y a esa cifra se le sumarán US$ 400 mil por la compra de las 100 mil dosis extras. A principios de la semana quedaban menos de 40 mil dosis, que estaban siendo utilizadas en las casas de salud para vacunar a los ancianos.

El desabastecimiento fue parejo para centros públicos y privados, así como de una vacuna cuatrivalente, que tienen las mutualistas y que cuesta unos $ 600 a los usuarios. Baja vacunación en niños A pesar de que las vacunas están prácticamente agotadas y el MSP debió comprar más, las cifras siguen preocupando a las autoridades por la baja cantidad de niños menores de 5 años y embarazadas que se vacunaron. Solo 16% de los niños pequeños recibió la vacuna, lo que para Quian es "algo que no se puede aceptar". Donde sí hubo una mejora fue en el personal de salud, que tuvo un récord: más de la mitad se vacunó.


Populares de la sección