Defensa e Interior difieren sobre balas que debe usar la Policía

Jerarcas marcaron diferentes visiones en el Parlamento

Los ministerios del Interior (MI) y de Defensa (MDN) tienen versiones contradictorias respecto al tipo de municiones que aconsejan utilizar para el armamento policial. Los discursos encontrados quedaron en evidencia el lunes 17 durante la comparecencia de ambos, por separado, a la comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Senadores.

Las autoridades de ambas carteras fueron citadas al Parlamento, luego de que los legisladores constataran que en la rendición de cuentas no existía una visión unánime sobre el tipo de municiones a utilizar.

De hecho, según consta en la versión taquigráfica el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, relató que la normativa establece que sea el MDN quien autorice previamente la importación de las municiones de cualquier tipo. "La controversia está dada en el hecho de que hace bastantes años que la Policía nacional utiliza un tipo de munición de 9 milímetros semiencamisada", con lo que el MDN no está de acuerdo. Esto constituye un obstáculo a la hora de realizar importaciones, que la mayoría de las veces debe sortearse con un "gran desgaste en trámites burocráticos".

La bala semiencamisada ( punta hueca) tiene la característica que se expande dentro de un cuerpo mientras que la encamisada es más penetrante y no se deforma.

El Ministerio del Interior

El subcomisario Gustavo Hernandorena, especialista en balística de la Dirección Nacional de Policía Científica del MI, explicó que los proyectiles semiencamisados de punta hueca son necesarios porque "la Policía se mueve en un ambiente urbano, lleno de lugares donde pueden producirse rebotes".

"Las ciudades están llenas de granito, hormigón, mampostería y chapa. Últimamente hemos tenido que lamentar víctimas por sobrepenetración y por rebotes de proyectiles de armas de fuego totalmente encamisados", agregó. El jerarca puso como ejemplo el caso del chico fallecido la semana pasada a la salida del boliche Coyote.

El subsecretario Vázquez reforzó la idea y señaló que "en el combate urbano se busca que la munición tenga mucho impacto y poca penetración, evitando la transmisión y el rebote".

Ministerio de Defensa

Minutos más tarde, cuando comparecieron las autoridades del MDN, el senador blanco Luis Lacalle Pou pidió la opinión de las autoridades sobre el tema. Lacalle destacó que la bala punta hueca (que defendió el Ministerio del Interior) "tiene más posibilidades de provocar un daño mayor, de matar", con respecto a las balas encamisadas, con lo que coincidió el asesor legal del Servicio de Material y Armamento del MDN, Fabián Brufau.

"Las (municiones) totalmente encamisadas o full metal jacket son las actualmente autorizadas", dado que el daño que realizan es "sensiblemente menor" que el provocado por la bala semiencamisada de punta hueca, dijo Brufau.

Afirmó que esta última "queda dentro del cuerpo, originando muchísimo daño y provocando mutilaciones y otro tipo de heridas que no necesariamente son mortales, pero que ocasionan muchísimo daño al que las recibe".

Indicó que por esta razón, las municiones semiencamisadas están prohibidas por las convenciones de Ginebra de derecho internacional humanitario. En este sentido, añadió que "en general, en la región, la punta hueca está autorizada para cacería, no para uso de fuerzas policiales".


Populares de la sección