Desde La Teja, Vázquez tendió la mano a los sindicatos

El presidente prometió diálogo a los gremios para bajar el nivel de reclamos expuesto por grupos de trabajadores
Ese es el camino, el del diálogo", le dijo ayer lunes el presidente Tabaré Vázquez al líder de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Martín Pereira, cuando, antes de empezar el Consejo de Ministros en La Teja, el mandatario rompió el protocolo establecido para la llegada a su barrio natal y fue a hablar con un grupo de sindicalistas que lo esperaba sobre la avenida Carlos María Ramírez.

En días en que el gobierno ajusta detalles sobre la próxima Rendición de Cuentas y a una semana del acto del 1° de mayo donde se espera que el PIT-CNT exponga su listado de reclamos al Poder Ejecutivo, Vázquez envió señales de acercamiento al movimiento sindical.

Tanto en un par de diálogos mano a mano con sindicalistas como en sus intervenciones durante la sesión del Consejo de Ministros, Vázquez remarcó que "el diálogo" es una de las principales herramientas de este gobierno.

"Hubo expresiones de organizaciones sindicales al inicio de esta jornada que atendí personalmente previo al ingreso a este salón, para seguir ese diálogo tan rico y tan fermental entre gobierno y ciudadanos", contó el presidente al inicio de la reunión.

En su diálogo con Vázquez, el sindicalista de Salud Pública reclamó "el avance del sistema de salud" y también por un mejor Presupuesto. El mandatario le respondió que llame a Presidencia de la República para agendar una reunión y remarcó que el camino es el diálogo.


El Poder Ejecutivo enfrenta una Rendición de Cuentas donde, además de los reclamos para aumentar la presión tributaria de distintos sectores del Frente Amplio, el oficialismo carecerá por primera vez desde que asumió el gobierno en 2005 de mayorías parlamentaria, tras el alejamiento del diputado Gonzalo Mujica.

Por la ficha en la Lafone

Ayer, Vázquez también buscó tender puentes con los referentes de la Federación ANCAP (Fancap) que a cuatro cuadras de donde sesionó el gabinete, en la plaza Lafone, realizaron una asamblea mientras estaba reunida la cúpula del gobierno.

Como antesala, el domingo 23 los ministros Ernesto Murro (Trabajo) y Carolina Cosse (Industria) habían acordado con Fancap congelar la anunciada reestructura de la división Cemento de la empresa y de las modificaciones de su servicio médico a cambio de que los sindicalistas suspendan las medidas anunciadas tendientes a afectar la distribución. Además acordaron un ámbito de negociación. Al finalizar el Consejo de Ministros abierto, Vázquez fue hasta la asamblea de los trabajadores y también les habló.

Parado delante de una pancarta que decía Montaje Horno 3, en referencia a un horno cementero cuya instalación está en suspenso en Paysandú, Vázquez les recordó a los sindicalistas que, como hijo de un extrabajador de ANCAP, de niño recibió útiles escolares de la compañía y que su padre se atendió por el servicio médico de la petrolera.

El gobierno había anunciado una reestructura a fondo de costos del negocio del pórtland para equilibrar en dos años las cuentas, tras pérdidas de unos US$ 20 millones al año. La reestructura implicaba la pérdida de al menos 200 puestos de trabajo y la suspensión del centro de atención médico del ente petrolero, que atiende a sus 2.900 funcionarios y 3.000 jubilados de la empresa. Eso le cuesta a la compañía unos US$ 6 millones anuales. La negociación del domingo, apoyada ayer por Vázquez, frenó la anunciada marcha de la Fancap hacia la reunión del Consejo de Ministros, y los trabajadores
esperaron al mandatario en la emblemática plaza barrial donde Vázquez también se siente local.

"¡Ponga huevo, Tabaré!", le gritó un vecino cuando el presidente llegó a la plaza. "El compromiso que tenemos como gobierno, como presidente, pero también porque conozco a La Teja, conozco a ANCAP de La Teja, es que logremos que esta empresa recupere el lugar que tiene que tener, que es un lugar de importancia", dijo Vázquez en medio de la asamblea.

"Nosotros no queremos que ANCAP sea una empresa a la que se le pueda enrostrar que pierde dinero. Tenemos que mejorarla y tenemos que recuperarla entre todos. Por eso doy la bienvenida al acuerdo que se logró ayer para un ámbito de discusión, donde los trabajadores tienen seguramente mucho que aportar", agregó.

Más allá de ese diálogo, Vázquez afirmó que se debe "rever" y "estudiar" la situación de la industria del pórtland en ANCAP. "No puede ser que continuemos perdiendo dinero con una parte de la producción de ANCAP y creo que hay caminos de recuperación para que esto se supere", sostuvo.

La ministra de Industria, Carolina Cosse, informó que le sugerirá al directorio de ANCAP que deje en suspenso la implementación de algunas de las medidas que se estaban tomando sobre esos dos temas mientras dure el diálogo con los trabajadores.

El presidente también recibió ayer el reclamo de los autodenominados cincuentones, un grupo de trabajadores organizados que reclaman porque en 1996 fueron obligados a ingresar al régimen mixto de previsión social.

El reclamo de estos trabajadores ya fue recibido por el mandatario en distintas reuniones del Consejo de Ministros.

Vázquez reiteró que el tema está a estudio del Poder Ejecutivo, aunque evitó una respuesta concreta.
Sobre lo que Vázquez no tuvo dudas ayer fue cuando habló de las raíces que lo atan a La Teja. "Si volviera a nacer, quiero volver a nacer en este barrio de La Teja", dijo en medio de la ovación de vecinos y autoridades.

Populares de la sección

Acerca del autor