El FA acató la disciplina partidaria y la imagen de María no verá la rambla

Con 17 votos del oficialismo, la Junta Departamental de Montevideo desestimó la propuesta de la Iglesia Católica
Una señora cierra los ojos y reza un Rosario. Al lado, dos jóvenes cuelgan su bandera con la imagen de la virgen María mientras unas quince personas entran a las barras de la Junta Departamental de Montevideo con carteles que dicen "No". Porque la decisión del Frente Amplio de no acompañar la instalación de la figura de la virgen en la rambla del Buceo, que anticipaba el resultado negativo de la votación, no impidió que una centena de personas se acercara a presenciar el debate sobre el tema que insumió más de cuatro horas.

El proyecto de decreto que ingresó a la junta con el apoyo del intendente de Montevideo, Daniel Martínez, no tuvo el respaldo necesario en la bancada oficialista y, por tanto, el grupo de creyentes que cada cuarto sábado de enero se reúne en la rambla del Buceo a rezarle a la virgen lo seguirán haciendo sin la imagen de María.

El Frente Amplio aplicó la disciplina partidaria lo que motivó que incluso los ediles que estaban a favor de la instalación de la imagen votaran en contra. Es el caso de los dos representantes de la Vertiente Artiguista, Adriana Barros y Mariano Arana- quienes advirtieran que lo que hacían lo hacían para atender la decisión de su partido.

Católicos, protestantes, ateos y evangelistas, intercambiaron posiciones durante cuatro horas haciendo referencia a la laicidad, la libertad, el uso del espacio público y los distintos símboloso religiosos que ya están presentes en la ciudad, como la estatua de Iemanjá. "No hay persona que en su sano juicio pueda sentir que una estatua de María ataca sus covicciones", dijo el edil blanco, Daniel Martínez, al comenzar la sesión. Valoró que se tratara de una propuesta de carácter espontáneo y criticó la "lógica perversa" del Frente Amplio por transformar todo asunto relevante en "tema político".

El edil oficialista Gabriel Weiss sostuvo que el espacio público debe mantener la neutralidad y afirmó que las manifestaciones religiosas deben ser transitorias. "Desde mi ateísmo defenderé con mi vida el derecho de cualquier ciudadano a expresar su religión de forma transitoria en espacios públicos pero la permanencia está en los templos", apuntó y aseguró que fue un error permitir la instalación de la cruz en la zona de Tres Cruces y de la imagen de Iemanjá. Parte del público aplaudió su intervención.

La relevancia y mediatización del tema llevó a que casi todos los ediles presentes hicieran uso de la palabra durante el debate. El oficialista Mariano Tucci dijo que, aunque es católico, la instalación de la imagen de María representaría un ataque a la laicidad y al espacio público.

En tanto,Daniel Villamil, colorado, batllista y católico, se preguntó cómo podría ofender la presencia de María y criticó la forma en que se politizó el tema.

El edil Walter De Los Santos, fue el único oficialista que no acató la disciplina partidaria y votó a favor de la instalación de la virgen en la rambla del Buceo.

En su breve intervención criticó a sus compañeros de partido y aseguró que el "sueño de la mayoría de los montevideanos" se va a cumplir aunque no sea ahora. "Que sepan los montevideanos qué ediles frenteamplistas no votaron lo que quería el 90% de la población", dijo y antes de iniciar la votación pidió que fuera nominal por lo que cada edil fue nombrado antes de hacerlo.

El debate transcurrió con normalidad durante la mayor parte del tiempo. Solo una referencia del edil blanco Javier Barrios Bove, a la unidad de acción del oficialismo le valió las críticas de sus colegas frenteamplistas por "meterse" en la interna de otro partido. Los ediles oficialistas se levantaron de sus asientos para recriminarle y la sesión entró en cuarto intermedio de diez minutos para calmar los ánimos.

El debate terminó con gritos desde la barra de "viva la república" por un lado, y "viva la virgen" por el otro.

Discriminación

El arzobispo, Daniel Sturla, rechazó la votación de la Junta Departamental de Montevideo contraria a la instalación de la virgen María en la rambla del Buceo y aseguró que se trata de un "claro retroceso en la laicidad entendida como apertura, pluralidad y posibilidad de manifestar". La Iglesia Católica "lamenta" este hecho y lo califica como un acto de "discriminación hacia la comunidad católica" que "retrotrae a tiempos de duros enfrentamientos" que "parecían ya superados", según dice Sturla en un video difundido por la organización.

Populares de la sección