El fin de semana es el momento en el que se cometen más homicidios

De los 265 asesinatos cometidos en 2016, 100 ocurrieron los sábados y domingos
No hay nada peor que un fin de semana soleado de enero para la violencia. La discusión de una familia que hace aflorar viejos rencores, las disputas entre vecinos que se detestan o la salida nocturna que termina con una riña callejera alcanzan su clímax en estos días, llevando las cifras de homicidios a su punto más alto de la semana.

En 2016 se redujeron 9,6% los homicidios en todo el país respecto al año anterior (265 contra 293) pero se mantuvo un dato que es constante: la mayoría de estos delitos ocurre los fines de semana. De los 265 perpetrados, 36% ocurrió sábado o domingo (el sábado ocurrieron 49 asesinatos y el domingo 51). Le siguen en violencia el miércoles y el viernes (ambos con 38), el lunes (35), el jueves (30) y el martes (24).

Lejos de ser una casualidad, las cifras históricas de criminalidad muestran que el fin de semana es el momento de mayor ocurrencia de estos delitos. En 2015, el día de la semana con más homicidios fue el sábado (cuando se cometieron casi 18% –52– de los 293 asesinatos registrados ese año); y en 2014 fue el domingo, cuando se registraron 20% –56– de los 262.

Para el psicólogo y experto en criminología Gustavo Álvarez, el tiempo libre, el contacto con personas a las que solo se ve los fines de semana y el consumo de drogas –más frecuente en estos días– explican por qué se mata más los fines de semana.

"La sociedad busca llenar los vacíos casi constantemente con actividades, y en momentos en los cuales se hace presente el vacío, como en los fines de semana, se potencian determinados rasgos de personalidad", explicó Álvarez. De esa forma, aquellos conflictos que durante la semana se ocultan terminan explotando en estos días.

En el mismo sentido, Robert Parrado, psicólogo y licenciado en Seguridad Pública, hizo hincapié en el efecto que el tiempo libre tiene sobre la violencia. Para el especialista, las personas tienen una "agresividad excedente", que puede ser canalizada en "ser pujantes en su trabajo" o en cualquier actividad, pero también en ejercer violencia contra el prójimo.

Parrado apuntó que aunque esta agresividad "no es necesariamente mala", las reuniones, el alcohol y el ocio pueden llevar a canalizarla de forma negativa.

En 2016, apenas 15% de los homicidios fueron derivados de un hurto o una rapiña. Los asesinados en conflictos entre vecinos, entre familiares, riñas callejeras, entre otros delitos, engrosan el 85% restante, según las cifras del Ministerio del Interior.

Los expertos coincidieron en que existen factores "medioambientales" que pueden propiciar una conducta homicida. Así, el calor y el relacionamiento con personas en espacios reducidos por largas horas son factores a tener en cuenta.

"El calor y el tiempo lindo es lo peor", aseguró el médico forense Domingo Mederos. El profesional encargado de realizar las autopsias para determinar las causas de muerte en los homicidios coincidió en que una cálida noche de verano hace que se incremente el consumo de alcohol y drogas, y con ello, la violencia de las riñas callejeras.

Para el forense no es casualidad que enero sea una época particularmente violenta. En 2016 hubo 31 homicidios en este mes, contra 23 en julio del mismo año.

"A veces deseamos que llueva porque sabemos que hay menos violencia contra las personas", agregó Mederos, y aseguró que la ocurrencia de casos con personas agredidas y asesinadas comienza a aumentar el jueves en la noche, junto con el inicio de la movida nocturna que tiene su punto más alto el sábado.

Problemas de convivencia

De los 265 homicidios denunciados en 2016, 24 fueron mujeres víctimas de su pareja o expareja. Estos homicidios se concentran los días viernes, sábado y domingo y madrugada del lunes, como producto del mayor tiempo libre de la víctima y el homicida, según la directora de la división de Políticas de Género del Ministerio del interior, July Zabaleta.

La jerarca explicó que 97% de los homicidios intrafamiliares ocurren en el hogar, por lo que el agresor esperó a que la víctima estuviera en su casa para matarla. Esto es más frecuente el fin de semana y los feriados, mientras que este tipo de homicidios baja drásticamente cuando las personas están trabajando, señaló Zabaleta.

A su vez, el fin de semana es el momento en el que la familia pasa más tiempo reunida, lo que, en caso de que exista un vínculo violento entre algunos de sus miembros, puede desencadenar un conflicto que termine con uno de ellos muerto, agregó Zabaleta.
Las cifras del Ministerio del Interior muestran que en 38% de los feminicidios el agresor convivía con la víctima al momento de asesinarla, en 37% no convivía pero lo había hecho alguna vez y en el restante 25% de los casos nunca había vivido con ella.

Incluso la forma en que las personas se reúnen puede ser determinante, según Parrado. Los fines de semana tienen elementos estresantes, como mayor cantidad de personas reunidas, por lo que corresponde evaluar el tamaño de la casa a la hora de entender qué pudo haber desencadenado el acto homicida, explicó el psicólogo.

La situación empeora en verano, cuando el tiempo libre es mayor y hay un "espíritu festivo", según Zabaleta.

La elección de con quién pasarán las fiestas o las vacaciones los niños de la familia incrementa los roces en la pareja, lo que eventualmente termina por desencadenar la violencia del homicida.

Período crítico en el tránsito

No solo los homicidios son más frecuentes los fines de semana. La Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) define el período que va desde la hora 20 del viernes hasta la hora 8 del lunes como un "período crítico" en el que se concentra 42% de los fallecidos en accidentes, la mayor proporción de heridos graves y el promedio de edad más bajo en lesionados.

Este período, según la Unasev, coincide con el de menor utilización de implementos de seguridad, la mayor incidencia de alcohol-conducción y un déficit de controles y fiscalización en función de la lesividad de dicho período.

En 2016 murieron 265 personas en homicidios y 419 en accidentes de tránsito.

Populares de la sección

Acerca del autor