Figueredo dijo no ser un "buchón" pero no quiere "caer solo"

En su declaración nombró a Damiani, Bauzá y a dos bancos

Eugenio Figueredo declaró en la Justicia, antes de ser procesado por estafa y lavado de activos, que si bien no se considera un "buchón" está dispuesto a "no caer solo" y por ese motivo entiende que "en algún momento hay que empezar a decir la verdad".

El exdirectivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) fue extraditado desde Suiza el 24 de diciembre y ese mismo día fue enviado a la cárcel por la jueza especializada en crimen organizado Adriana de los Santos y el fiscal Juan Gómez, que el lunes 18 retomarán la instrucción de la causa, haciendo uso de una habilitación especial durante la Feria Judicial.

Figueredo, según el acta de su declaración en el juzgado que publicó este jueves el semanario Búsqueda, dijo que llegó a esa situación judicial porque "alguien habló" y afirmó que él es el "único" que está "poniendo los huesos por esta causa".

En su testimonio ante la jueza de los Santos y el fiscal Gómez, Figueredo dio detalles sobre la operativa de las maniobras por las que blanqueaba las coimas que recibía de las empresas con contratos de televisación con la Conmebol mediante inversiones inmobiliarias. En tal sentido, indicó que las sociedades anónimas utilizadas las compró en el estudio Damiani —que encabeza el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani— y detalló que tiene cuentas en los bancos Itaú y Santander.

Figueredo declaró que "los dineros en efectivo" destinados a proyectos e inversiones inmobiliarias los giraba a la constructora Weiss Sztryk Weiss mediante el cambio Aspen. También informó que el escribano que intervino en esas transacciones fue Élder Améndola, a quien conocía por el vínculo de ambos con el club Huracán Buceo.

Por otra parte, Figueredo dijo en el juzgado que el expresidente de la AUF, Sebastián Bauzá, recibió US$ 400 mil de la empresa Full Play por la firma de contratos de derechos de televisación de torneos de la Conmebol. Esa empresa es propiedad de los empresarios argentinos Hugo y Mariano Jinkis, quienes fueron imputados en la causa internacional por corrupción en la FIFA en curso en la Justicia de Estados Unidos.

El lunes 18, la jueza de los Santos y el fiscal Gómez reactivarán la indagatoria y se prevé la citación de varias personas. El representante del Ministerio Público, al pedir el procesamiento de Figueredo, anunció que la trama de lavado de activos será objeto de una "pronta investigación".

De hecho, los socios de la constructora Weiss Sztryk Weiss contrataron al catedrático penalista Gonzalo Fernández y al abogado Ignacio Durán para que los representen.


Populares de la sección