IMM arma plan para modernizar y extender la red de saneamiento

Unas 180.000 personas no están conectadas y se busca llegar a todas
La Intendencia de Montevideo en conjunto con la consultora CSI Ingenieros elaboró un plan director de saneamiento y drenaje urbano con el que espera mejorar el sistema de saneamiento capitalino de aquí al 2050. Este es el segundo plan que la comuna elabora en los últimos 20 años y tiene por objetivo lograr que el 100% de la población tenga acceso a la red, así como modernizar las viejas cañerías que generan inundaciones en zonas bajas de la ciudad cuando llueve copiosamente.

Con respecto al acceso, el director de estudios y proyectos de saneamiento de la intendencia, Pablo Ghido, dijo a El Observador que aproximadamente el 10% de la población carece de saneamiento. Según explicó, se trata de 180 mil personas, que viven en zonas periféricas, alejadas de la ciudad y pobladas generalmente por familias de pocos recursos. "Podrá ser el 10% de la población pero es más que la de Ciudad de la Costa y Las Piedras", indicó.

Este mes, la consultora CSI Ingenieros culminó la primera fase del plan director que consistió en la elaboración de un diagnóstico sobre el saneamiento capitalino. Paula Romay, ingeniera sénior de esa empresa dijo a El Observador que durante la evaluación se identificaron varios problemas y necesidades que buscarán ser abordadas en este proyecto.


El principal desafío es definir cómo lograr que toda la población tenga acceso al saneamiento, ya que la extensión de las redes actuales no siempre es una solución viable para todos los puntos de la ciudad. Según explicó Ghido, está previsto que la red se extienda para 140 mil de las personas que hoy viven en puntos sin conexión, mientras que para el resto es necesario definir métodos de saneamiento alternativo que sean más efectivos y menos costosos que la colocación de cañerías o pozos negros.

En segundo lugar, Romay se refirió a la necesidad de rehabilitar las estructuras de saneamiento que Montevideo tiene actualmente, dado que son muy añejas. "Buena parte de la red está llegando a 100 años de vida útil, y 15 de las 34 estaciones de bombeo a fin de período van a tener más de 50 años. Necesitan que se adecuen con tecnología nueva y reparación", explicó.

A esos problemas de conexión se suman otros más recientes que preocupan a la intendencia. Uno de ellos es la necesidad de definir soluciones para la conservación de la calidad de los cursos de agua que, según Romay, sufren presiones ambientales constantes como consecuencia de las lluvias y el desecho de basura y aguas residuales de poblaciones que viven al margen de arroyos y ríos. También buscan soluciones para las zonas de la ciudad que suelen ser víctimas de inundaciones y para las que en la actualidad no hay soluciones previstas.


En los próximos meses, CSI Ingenieros trabajará en la definición de la estrategia y en acciones que sean más efectivas en términos económicos, medioambientales y técnicos para alcanzar las metas propuestas. La idea es que antes de fin de año el plan a seguir esté pronto con los plazos y costos para la intendencia.

Desde la década de 1980, la intendencia ha invertido cerca de US$ 700 millones en obras de saneamiento, informó Romay. En ese sentido, dijo que los nuevos proyectos requerirán que la comuna vuelva a hacer grandes inversiones, para lo que ya está previsto un monto de US$ 60 millones para el quinquenio.

En tanto el mes pasado el intendente Daniel Martínez dijo a El Observador que en 2017 la comuna invertiría unos US$ 3,5 millones del superávit alcanzado el año pasado en el mantenimiento y la reconstrucción de la red de saneamiento Arteaga (la más antigua en la capital) en unos 30 o 40 puntos críticos.

Populares de la sección