INAC colaborará en la distribución de la renta si las gremiales se lo piden

El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC, Federico Stanham, dijo ayer que el instituto "debe intervenir" en la fijación del precio de las haciendas "si todos están de acuerdo en que lo haga", en alusión a las gremiales de productores e industriales, que integran la Junta Directiva.

En ese caso, "INAC está dispuesto a colaborar en el reparto de la renta del negocio", pero "nunca dirá que un precio que se pague está bien o está mal".

En una entrevista con El Observador TV, el presidente de INAC sostuvo que "no es el momento de impulsar" esa iniciativa, que podría ser comparable al sistema de fijación de precios que utilizan la industria y los productores arroceros, con un tribunal arbitral cuando no hay acuerdo.

Sin embargo, admitió que "sería bueno y estoy dispuesto a impulsarlo si las distintas gremiales industriales y agropecuarias entienden que hay que trabajar para desarrollar un modelo de distribución de la renta, que compense el justo esfuerzo que cada uno hace, estamos dispuesto a estudiarlo".

"Lo que no tiene sentido es que nosotros, el Estado, estemos a favor o en contra de algún sector (de la cadena cárnica) para establecer un precio unilateralmente. No nos podemos meter en el juego de los privados", subrayó el jerarca.

Stanham aseguró que "no se está haciendo ningún trabajo" en esa dirección y remarcó que en su primer año de gestión al frente de INAC, las prioridades son "que Uruguay se posicione mejor en los mercados cárnicos y trabajar en los cuestionamientos que se realizan a la producción de alimentos a partir de los animales".

Stanham, quien asumió su cargo el 9 de marzo pasado, subrayó que "no es bueno que la industria tenga que trabajar mucho tiempo a pérdida", porque se corre el riesgo de repetir la quiebra de empresas, como ocurrió en las décadas de 1980 y 1990, con todas sus consecuencias. O ver productores que se desestimulan y liquidan sus rodeos.

Respecto a la fijación del precio de las haciendas, el presidente de INAC dijo que desde hace cinco años el precio promedio de exportación de todas las carnes para Uruguay está estabilizado entre US$ 3.900 y US$ 4.000 la tonelada y ese no es el motivo en la oscilación de precios del ganado a nivel local, como en la época de los ciclos ganaderos.

Stanham agregó que la variación ocurre porque "hacia adentro del sistema de producción de ganado gordo hay variables que hacen que el productor esté más dispuesto a vender y aceptar un precio más bajo o esté menos dispuesto. Y, al mismo tiempo, el industrial necesita presionar por más ganado y paga más, y viceversa". A ello se suman variables vinculadas al forraje, a las expectativas y los mensajes sobre la marcha de los mercados.

El presidente de INAC sostuvo que, "no habiendo una caída abrupta de precios que desestimule la producción ganadera, hay que tratar de evitar que los precios se exacerben perjudicando a unos o a otros. Eso lo tenemos que evitar. Pero no tenemos intenciones de meternos en eso sin saber si estamos pisando en terreno muy firme".

Japón

Por otra parte, el presidente de INAC aseguró que para que la carne vacuna uruguaya vuelva a ingresar al mercado de Japón "queda el último paso, que es la publicación de la norma para ver si hay alguna objeción. Esperamos que quede abierto en la primera parte del año próximo porque ya tiene el aval político".

Populares de la sección

Acerca del autor