Inédita comisión investigadora

El Frente Amplio debió ceder ante la mayoría conformada por la totalidad de la oposición actuando en forma unificada

Además del saludable control parlamentario de posibles irregularidades financieras, la creación de una comisión investigadora produjo en Diputados el hecho inédito de que el Frente Amplio debió ceder ante la mayoría conformada por la totalidad de la oposición actuando en forma unificada. La alianza de izquierda puso la pelota en juego semanas atrás con el pedido de hurgar en el sonado caso de Cambio Nelson, de impacto adverso sobre el Partido Colorado. Pero esta fuerza política contraatacó rápidamente, pidiendo que junto con la empresa fraudulenta de un dirigente colorado de segunda línea se investigaran también cuatro casos vinculados con el Frente Amplio desde 2005 y denunciados por la oposición.

Luego de extensas negociaciones y cabildeos, la cámara aprobó por unanimidad que la comisión investigue tanto el caso Sanabria como los vinculados a la alianza de izquierda. El oficialismo logró, como única concesión menor a sus reclamos, que la investigación se extienda al período presidencial de Jorge Batlle. El resultado es que, por primera vez en 12 años, el Frente Amplio fracasó en imponer su posición al haber perdido la mayoría automática que tenía en Diputados por la deserción de Gonzalo Mujica. Este legislador votó con todas las fuerzas opositoras, lo que abre el camino a un futuro accionar más equilibrado y forzosamente negociado en ese cuerpo legislativo.

Queda allanado ahora investigar no solo lo ocurrido en torno a Cambio Nelson sino también casos que involucran al Frente Amplio, así como el complejo tema de la financiación privada a los partidos políticos. Las instancias vinculadas al oficialismo que estarán bajo la lupa parlamentaria incluyen la eventual responsabilidad de las anteriores autoridades de ANCAP en su vinculación con la agencia publicitaria La Diez, que estuvo a cargo, entre otras acciones, de organizar una fiesta del ente petrolero con un costo de US$ 370 mil. También se investigarán los cuestionados negocios de gobiernos frenteamplistas con la Venezuela chavista, intermediados por la empresa Aire Fresco, así como presuntos vínculos irregulares con Cuctsa y el caso Fripur.

La labores de la comisión se extenderán al complejo tema de las contribuciones privadas a la financiación de los partidos políticos, sospechosas de encubrir muchas veces aportes a cambio de futuros favores gubernamentales en la adjudicación de contratos de obra u otros beneficios. En este caso y como ya hemos sostenido, la solución no es limitar esas contribuciones sino registrarlas en forma comprobable y controlar que no se traduzcan, después de una elección, en favores gubernamentales indebidos. No corresponde, por otra parte, la insistencia frenteamplista en regular la publicidad durante las campañas, haciéndola gratuita por los canales privados de publicidad u obligándolos a cobrar tarifas fijas. Este curso supondría una violación de la libertad de comercio.

El trabajo de la comisión investigadora será largo y complicado. Pero se justificará si desemboca en establecer y llevar a la Justicia responsabilidades de ilícitos que puedan haber existido, contribuyendo a afirmar la reputación que Uruguay esgrime con orgullo de ser la nación menos corrupta de América Latina.


Acerca del autor

El Observador

El Observador