Jamie Oliver sacará línea con Sadia y levanta polémica

El cocinero uruguayo Diego Ruete deja de ser embajador de Food Revolution
En asociación con el chef inglés Jamie Oliver, Sadia lanzará en setiembre una línea de congelados que se presenta como saludable y gourmet.

Oliver obtuvo fama mundial por sus programas de televisión y por ser un firme defensor de la alimentación saludable con su movimiento Food Revolution, con el que consiguió por ejemplo la instauración en el Reino Unido de un impuesto a las bebidas azucaradas, cuya recaudación se destine a mejorar la educación sobre la comida.

En un artículo publicado por Folha el lunes pasado se señala que la empresa BRF, dueña de la marca Sadia, se acercó a Oliver hace un año para proponerle la creación de recetas con pollo para el mercado brasileño. El cocinero puso sus exigencias como que el proceso de producción se adecue a los principios de bienestar animal. Para atender a estos requerimientos, se consigna que la empresa hizo modificaciones en sus granjas en aspectos como el control de temperatura. En julio el chef visitará Brasil para seleccionar los ingredientes y los platos.

La inversión del proyecto es de 50 millones de reales (US$ 15,3 millones), según Folha citando a la directora de Marketing de Sadia, Cecilia Mondino.

El empresario Abilio Diniz, quien es presidente del Consejo de Administración de BRF (resultado de la fusión entre Sadia y Perdigao), también dio a conocer la noticia a través de su cuenta de Twitter y remitiendo a la nota de Folha.

Embed

Por el momento no se han conocido declaraciones de Oliver respecto a la asociación con Sadia.

Repercusiones

A nivel de las redes sociales se han empezado a escuchar voces que cuestionan la asociación con Sadia. Además usuarios de Twitter manifiestan sorpresa por la noticia o le piden al propio Oliver que la confirme.

En Uruguay el reconocido cocinero Diego Ruete era hasta el martes de noche el embajador local de Food Revolution, pero con un post en su página de Facebook dio a conocer que ya no formará parte de esta organización. Así lo explicó Ruete en su cuenta de Facebook:

"Trato de cuidar mis acciones publicitarias porque trato de ser coherente entre lo que digo y hago.
Es verdad, alguna vez lo hice, y son cosas que ahora cuido con mucha responsabilidad. Económicamente tendría un mejor pasar si fuera la cara de multinacionales de la industria de alimentos, pero duermo tranquilo cada noche, por que trato que mi discurso y mis acciones vayan por el mismo lado. Desde hace 4 años que formo parte de una organización que me conectó en el mundo con muchos pares, gente que cuida, inspira y enseña las bondades de cocinar. Food Revolution nace como una fuerza que en más de 120 países se concentra en que la gente vuelva a la cocina, Jamie Oliver desarrolla causas que informan, cambian y nutren a muchísimas personas de información e inspiran a muchos más a llevar una vida saludable.
Bajo el título de Food Revolution visitamos cerca de 100 escuelas en 4 años, muchísimos niños, pequeñas y grandes acciones, niños haciendo, con sus manos.
Hoy ya no creo en el líder de esta causa, si bien las redes son excelentes, nuestro trabajo seguirá desde otro lado, ya no formaré parte de esta organización. La educocina seguirá estando presente en los jardines, escuelas y liceos públicos de todo el país, en la medida de nuestras posibilidades seguiremos viajando y nuestros talleres de huerta y cocina seguirán vivos para todos los que podamos. Contamos con ustedes, voluntarios, para poder seguir dando una mano."

En tanto, una referente del movimiento Slow Food, Laura Rosano, cuestionó la asociación de Oliver con la compañía brasileña. "Por la plata baila el mono. Cual será la explicación de Jaime Oliver al apoyar a una industria como Sadia, este tipo de industria está muy lejos de ser productora de alimentos orgánicos o con bienestar animal, muy lejos de la producción familiar. Me gustaría saber donde esta su SUPER FOOD REVOLUTION AQUÍ", escribió en su cuenta de Facebook, adjuntando un link a la nota de Folha.

Populares de la sección