Jueza priorizó voluntad de los hijos de Valeria Sosa de quedarse con sus abuelos paternos

En la sentencia, la magistrada explicó los motivos de su decisión

La jueza de Familia Alicia Vega ratificó su decisión de que los hijos de Valeria Sosa -asesinada por su expareja a fines de enero- permanecieran con la familia paterna.

La primera vez que Vega decidió dar la tenencia de los niños a la familia paterna recibió críticas por parte de la directora del Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav) -que depende del INAU-, María Elena Mizrahi, quien cuestionó la "claridad" del caso. Sin embargo, en esta nueva sentencia, Vega reafirmó su decisión en el pedido explícito de los hijos de no querer vivir con su familia materna y en su derecho a ser escuchados.

"No quiero ir a vivir con la Iaia porque me insultaba, me decía 'inútil', 'hijo de puta', 'guacho de mierda', me insultó varias veces. Mi madre lo único que decía era 'no le digas eso'", dijo uno de los niños al entrevistarse con la jueza, según constata la resolución judicial.

"También quiero vivir con mis abuelos porque la abuela Iaia me dijo 'inútil' y palabrotas. Pero no las puedo decir, la abuela Iaia me dijo que no debía hablarlas, pero la abuela Iaia las dice. Nos dijo 'estúpidos' y otras cosas, pero mi madre no les decía nada", dijo otro de los hijos de Sosa, según se desprende de la sentencia.

La psiquiatra infantil del caso, la doctora Laxague, aseguró que ninguno de los abuelos, ni paternos ni maternos, está en condiciones de asumir el cuidado de los niños.

"Creo que los abuelos paternos y la abuela materna no están en condiciones, ninguno de los dos, de contenerlos a los niños, de exponerlos a imágenes negativas de un lado y del otro", dijo Laxague según sostiene el acta.

La psiquiatra explicó que el deseo de los niños por permanecer con sus abuelos paternos responde a la "búsqueda de lo conocido" y lo que les da estabilidad en medio de esta situación. En ese sentido, opinó que la persona que está en mejores condiciones para ocuparse de ellos es su tía materna.

Lea también: "Mamá hizo algo malo y por eso papá se enojó", dijo a sus hijos el policía asesino

Ante este panorama, la jueza concluyó que "los niños tienen derecho a ser oídos y de que se considere su opinión por el juez en la causa que los involucra, a que se les dé respuestas ante las decisiones que afectan su vida".

La magistrada resolvió mantener la resolución de tenencia provisoria ante "la voluntad de los niños en permanecer con sus abuelos paternos". También por "la convivencia previa" que los niños tuvieron con sus abuelos maternos en 2015 y durante varias semanas en diciembre de 2016 y enero de 2017, lo que, según la magistrada, determina una "mayor estabilidad del lugar por ser ya conocido por los niños".

"En estos niños hay necesidad de permitirles estabilidad, para iniciar un proceso de reorganización de su vida, partiendo de lo que ya conocen, aunque no sea perfecto ni lo mejor. De lo contrario se le suma una exigencia más a su dolor, a su desorganización, a sus pérdidas", sostiene la sentencia.

De todas formas, Vega dispuso de otras "medidas complementarias" que aseguren la identidad de los niños y la preservación de su entorno familiar. Según constata la resolución judicial, los abuelos paternos están obligados a respetar el trato de los niños con la familia materna y "no obstaculizar" las visitas que se realicen fuera de su domicilio todos los fines de semana. Los niños incluso podrán pernoctar en el domicilio de la abuela materna sin injerencia alguna, agrega.

Por otra parte, tendrán prohibido "todo tipo de contacto con el padre" hasta que los profesionales que tratan a los niños indiquen el momento y la forma de contacto. Además, tanto los abuelos paternos como maternos deberán mantener una actitud de respeto recíproco e iniciar terapia tanto psicológica como psiquiátrica.


Populares de la sección