La decisión de abandonar las negociaciones del TISA: un intento por tapar el sol con un dedo.

Por Javier Peña Capobianco, Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Exportadores de Servicios (ALES)

Uruguay, gracias a políticas públicas adecuadas y el esfuerzo del sector privado, se ha posicionado como un referente en el Comercio Internacional de Servicios. El sector es clave en la economía del conocimiento en la que vivimos, se caracteriza por su resiliencia, ocupar la mayor parte de los recursos humanos y de alta calificación, tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes, y por generar valor agregado al resto de los sectores de la economía. Por lo cual el abandono de las negociaciones del TISA, no solo implica tirar por la borda años de trabajo, sino también una limitación al desarrollo del país.

¿A qué nos referimos con Servicios?

A los sectores tradicionales como logística y turismo, así como a Tecnologías de la Información, Procesos de Negocios, y Servicios Profesionales.

¿Qué factores han impulsado el Comercio Internacional de Servicios?

1) El desarrollo de las TICs, que han permitido que actividades que antes no eran transables a nivel internacional hoy sí lo sean;

2) La fragmentación de actividades y/o procesos, lo cual ha permitido que los países emergentes generen ventajas competitivas y/o redescubran parte de sus ventajas comparativas para ingresar en las cadenas globales de valor; 

3) La “servicification”, creciente exportación de servicios y bienes de alto valor agregado por empresas manufactureras y agrícolas. Muchas compañías originalmente dedicadas a la producción de bienes como HP y/o IBM han pasado a especializarse en brindar servicios tecnológicos, administrativos y financieros a nivel internacional;

4) La creación de valor en las Cadenas Globales se produce por los servicios, los que están al inicio (I+D+i) y al fin de la cadena (comercialización, logística, etc.).

¿Cuál es la participación de la región y de Uruguay?

América Latina se ha convertido en una región atractiva para las multinacionales y los principales proveedores de servicios, esto debido a las ventajas de huso horario, afinidad cultural y proximidad geográfica con el principal demandante, Estados Unidos. En Uruguay el sector representa el 68% del empleo, el 64.4% del PBI y tiene exportaciones del orden de USD 4.500 millones al año.

¿Qué no es el TISA?

En el TISA participan los países que tienen un mayor peso relativo en el comercio de servicios, tanto en su economía como en el empleo, entre ellos ocho latinoamericanos, y no está cerrado a otros. Estos países son grandes, medianos y pequeños, de izquierda, de centro y de derecha, y el acuerdo no se relaciona con ninguna ideología en particular.

Menciones tales como que el TISA supone: negociaciones secretas, elimina monopolios, privatiza servicios públicos, impide la capacidad de regulación del Estado, embarga el patrimonio de innovación, o da privilegios a las multinacionales frentes a los locales son falsos.

¿En qué nos afecta abandonar las negociaciones?

Por las características de los servicios, una de las claves para poder exportar es la generación de credibilidad, y con el abandono de las negociaciones no solo perdemos su activo intangible más importante, generar credibilidad frente a potenciales compradores e inversores, sino que además generamos credibilidad negativa, ya que nos retiramos sin conocer los resultados y tomando una decisión en base a información incorrecta y sin tener presente la opinión del parlamento, del sector privado, ni de la ciudadanía.

Por lo cual, con esta medida estamos tirando por la borda el trabajo realizado en los últimos años y cediendo espacios frente a nuestros competidores directos, esto es Polonia, Costa Rica, Colombia o Chile, quienes tendrán mejores condiciones de acceso, ¡mientras nosotros seguiremos pensando que se puede tapar el sol con un dedo!


Comentarios

Acerca del autor

Carlos Loaiza

Carlos Loaiza

Carlos Loaiza Keel es abogado, Master en Tributación y Derecho Empresarial, y director del Postgrado en Tributación Internacional de la Universidad de Montevideo