La diáspora del astorismo se agranda sin prisa pero sin pausa

Dirigentes abandonan Asamblea Uruguay en medio de críticas al líder
Aunque el liderazgo de Danilo Astori en su sector Asamblea Uruguay aún se mantiene en pie, un nuevo desmembramiento en el núcleo duro de la agrupación volvió a cuestionar el estilo de conducción del ministro de Economía y recordó el nombre de otros dirigentes que se exiliaron de esa ala del Frente Amplio.

La salida del astorismo del inspector de Trabajo y Seguridad Social, Gerardo Rey, y del exjefe de gabinete del Ministerio de Transporte, Andrés Copelmayer, se suman a la de otros dirigentes que en los últimos dos años habían protestado por la escasa vida orgánica de la izquierda "moderada". Copelmayer afirmó sentir "desilusión" con Astori luego de que el ministro de Economía dijera en una entrevista con el semanario Búsqueda que "el gobierno anterior (en el que se desempeñó como vicepresidente) culminó con un déficit fiscal en ascenso" porque se adelantaron "tiempos electorales".
El jerarca culpó al expresidente José Mujica y al expresidente de ANCAP, Raúl Sendic, del déficit fiscal que está en 3,4% del Producto Interno Bruto.
"Danilo (Astori) hoy habla como si no fuera parte de una fuerza política sino de un conglomerado de unipersonales de élite que se pelean por medir quien brilla más. Sus reiteradas críticas públicas, fuera de tiempo, a compañeros, demuestran que contrariamente a sus dichos, él esta en plena campaña política personal, y se ocupa demasiado en bombardear a Mujica bajo el supuesto de que ambos competirán en la interna presidenciable", sostuvo el dirigente en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook.

"Generar sistemáticamente conflictos internos innecesarios, y de alto costo político, demuestran una vez más la incapacidad de Astori para liderar la renovación en unidad del Frente Amplio", agregó.
Mientras, Rey le comunicó a Astori el jueves 25 mediante una carta que dejaba Asamblea Uruguay. "La renovación supone repensar la agenda, explorar nuevas formas de participación y procesar un recambio de los liderazgos con mucha fraternidad y trabajo en equipo", sostuvo en la misiva.
Rey dijo a La Diaria que "la generación que representan Mujica y Astori debe dar paso a nuevos liderazgos, y eso debe expresarse en la fórmula presidencial".
El exsenador de Asamblea Uruguay Luis Gallo Imperiale abandonó en 2015 la actividad parlamentaria. Si bien recordó a El Observador que su decisión implicó abandonar la política partidaria, en ese momento planteó diferencias con la conducción de Astori. "Creía que debía funcionar de otra manera porque había un verticalismo excesivo por parte de Astori", dijo al ser consultado por su resolución de aquel momento.

"Asamblea Uruguay estaba pasando por un momento de inactividad. Desde el punto de vista orgánico no había un funcionamiento permanente. Hay una dirección y un verticalismo excesivo por parte de Astori. Fijate que no hubo elecciones internas hace no sé cuanto. Yo integraba el Comité Político Nacional desde la fundación y no hubo renovación ninguna", insistió.

El exdirector de Educación, Juan Pedro Mir, también abandonó Asamblea Uruguay. Mir había encabezado un frustrado intento de reforma educativa al inicio de la actual administración junto al exsubsecretario del Ministerio de Educación y Cultura, Fernando Filgueira. El exdirector de Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, Andres Scagliola, también abandonó el astorismo para pasar a Casa Grande de Constanza Moreira en abril de 2015.

Por fuera de la orgánica de Asamblea Uruguay, el publicista Esteban Valenti, que era uno de los principales operadores políticos de Astori también se alejó del dirigente. "Yo no tengo voceros y las cosas que dice Valenti hace tiempo no representan ni al Frente Liber Seregni ni a Asamblea Uruguay", dijo Astori en febrero de 2016 durante una reunión de su sector, según informó el semanario Búsqueda

Populares de la sección