La historia de un aliado tan silencioso como fundamental

El PMDB se caracterizó por ser un factor clave para todos los gobiernos
Michel Temer espera. Mientras el impeachment avanza y la eventual destitución de Dilma Rousseff se acerca, el vicepresidente de Brasil comienza a imaginar un gobierno encabezado por él. La Cámara de Diputados comenzará a debatir mañana si hace efectiva o no la acusación contra la presidenta y, pese a que garantizar la victoria de la oposición puede resultar desacertado, es muy difícil que el impeachment encuentre su final en esa sección del Congreso brasileño. La confianza de Temer frente a la posibilidad de ser el sustituto de Rousseff es tal que hace pocos días se filtró una grabación en la que se escuchaba un eventual discurso a sus congresistas aliados en el Parlamento, algo que cayó mal en los círculos cercanos al Partido de los Trabajadores (PT) y Dilma Rousseff.

Si Temer se convierte efectivamente en el presidente de Brasil hasta 2018, será la tercera vez que el Partido por el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), partido que lidera, llegue al poder, un dato que resulta extraño si se tiene en cuenta que el PMDB es uno de los partidos con mayor convocatoria en el gigante sudamericano.

Sin embargo, para este partido, heredero directo del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) y fundado en 1966, los coqueteos con el poder no son nuevos. La característica principal del PMDB es, justamente, esa: todos los gobiernos constituidos luego de la restauración democrática en Brasil han estado aliados con este partido, que a su vez ha representado un apoyo indispensable para cada gobernante, sobre todo por su convocatoria popular.

Desde sus inicios como MDB, estuvo opuesto a los regímenes totalitarios y agrupó a las clases obreras e industriales de Brasil, al igual que incluyó a los militantes de izquierdas a partir de la mitad de la década del 70. Tras la restauración, el recientemente nombrado PMDB se quedó con esa base electoral, piedra angular de sus filas electorales. A su vez, las regiones poco desarrolladas del país también fueron parte de sus dominios, donde resultó importante el papel de caudillos locales.

El PMDB tuvo sólo dos presidentes a lo largo de su historia: José Sarney e Itamar Franco. Ambos alcanzaron el poder siendo vicepresidentes de Tancredo Neves (murió poco antes de asumir su cargo) y de Fernando Collor de Melho (destituido por juicio político), respectivamente. Sin embargo, como se explicó anteriormente, el rol del partido en los gobiernos pos dictadura fue fundamental.

Por eso, la escisión de este partido del gobierno de Dilma Rousseff hace algunas semanas fue uno de los golpes más duros que la mandataria afrontó de cara al juicio político. Por amplia mayoría, la cúpula del partido acató los deseos de Temer, principal impulsor de la separación, y complicó más el panorama de la presidenta, dada la cantidad de representantes que el partido posee en el Congreso.

Actualmente el PMDB cuenta con siete gobernadores (frente a 5 del PT) y es la principal bancada en la Cámara de Diputados (con 69 escaños sobre un total de 513) y en el Senado (18 escaños de un total de 81).

Para que la acusación pase al Senado, la Cámara de Diputados deberá aprobar por dos tercios la moción, lo que significa que la coalición opositora, de la cual Temer es uno de los líderes, deberá conseguir 342 votos de los 513 escaños que componen la cámara. En este momento,284 diputados estarían a favor de destituir a Rousseff frente a otros 114 que estaán en contra. A su vez, 115 permanecen indecisos.

Temer sabe que la presencia del PDMB en ambas cámaras es fuerte y que sus chances de convertirse en el nuevo jefe de estado brasileño son importantes; sin embargo, ha evitado involucrarse en discusiones y prefirió mantenerse al margen de la guerra dialéctica iniciada por la presidenta de Brasil, que días atrás lo catalogó como "traidor" y "jefe de la conspiración" que pretende alejarla de su cargo. "Mantengo discreción absoluta, a pesar de que sea apodado de las más variadas denominaciones (...) como por ejemplo golpista", declaró Temer a una cadena de televisión brasileña.
Y así, sin buscar confrontación ni gran exposición en medio del circo político de Brasil, Temer busca hacer historia y convertirse en otro de los caudillos del PMDB que llegó a la cabeza del gigante norteño en silencio.

El "accidente" del vicepresidente

La filtración de una grabación de 15 minutos generó todo tipo de comentarios en Brasil y enfrentó, definitivamente, a Rousseff con Temer. En el audio, divulgado por el diario Folha de S. Paulo, Temer se dirigía a los congresistas aliados como si la destitución de Rousseff ya se hubiese consumado. La presidenta de Brasil no dudó en atacar a su ex compañero de fórmula, al que calificó de traidor. Temer se defendió al argumentar que la filtración había sido un "accidente".

Los protagonistas del PMDB

José Sarney - (1930- presente)

Sarney juró el cargo de presidente tras la muerte del jefe de estado electo Tancredo Neves, un día antes de tomar posesión como primer presidente post dictadura (1964-1985).

Su mandato estuvo marcado por una fuerte crisis económica, similar a la que actualmente padece Brasil, que derivó en una gran inflación.

Sarney estuvo vinculado a la política brasileña desde muy temprana edad, ya que su primera aparición se produjo durante la década de los 50.

Fue miembro de la Cámara de Diputados y del Senado brasileño en varias ocasiones, además de ser gobernador del estado de Maranhao.

En 2014, a los 84 años, Sarney se retiró definitivamente de la política.

"La vida política de ahora no invita a continuar y la mera convivencia con quien la desempeña es un sacrificio sin finalidad" declaró en su momento el expresidente a El País de Madrid.

Itamar Franco - (1931 - 2011)

Tras la renuncia de Fernando Collor de Mello, en 1992, Itamar Franco fue nombrado presidente provisional por la Cámara de Diputados. Pese a que el PMDB fue su partido de origen, se retiró y partició de las elecciones junto a Collor de Melho dentro del PRN.

Más tarde, volvió a sus filas antes de asumir como sucesor de Collor.

Franco posee una historia particular, ya que nació en altamar, a bordo de un buque de pasajeros transatlántico del que tomó su nombre de pila, Itamar.

Posteriormente fue registrado en el municipio de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais.
Franco apostó a formar un gobierno que uniera a los partidos más importantes, tras una crisis política que lo dejó al frente del gobierno con un país golpeado por la corrupción política.

Franco es recordado por su bajo perfil mientras secundaba al presidente Fernando Collor, rasgo que comparte el ahora vicepresidente Michel Temer.

Michel Temer - (1940 - presente)

Temer tiene 75 años y es abogado constitucionalista. Su carrera política ha transcurrido sin grandes exposiciones mediáticas, a diferencia de lo que le sucede ahora donde vive su aproximación más cercana al poder.

Durante 30 años ha recorrido los pasillos del Congreso, ya que por seis períodos seguidos fue representante del estado de San Pablo en la Cámara de Diputados, de la que además ha sido presidente en tres ocasiones diferentes.

Michel Temer es una referencia en el ámbito legal brasileño, ya que por muchos años fue fiscal federal de San Pablo, además de escribir una obra de referencia en la abogacía, que ha vendido cerca de 200 mil ejemplares en todo el país.

Participó de la fórmula que llevó a Dilma Rousseff a la presidencia de Brasil por segunda vez, algo que fue fundamental por el caudal de votos que arrastró el PMDB hacia las filas del PT.

Fuente: Agencias

Populares de la sección

Acerca del autor