La política de competencia de Uruguay bajo la lupa en Ginebra

De manera voluntaria, el país será sometido a la revisión de sus pares en esta área
Una vez por año todas las autoridades mundiales en materia de defensa de la competencia y del consumidor se reúnen para examinar el comportamiento de un país en particular en este terreno. En general, la nación a la que sus pares le toman examen es una en desarrollo que, de manera voluntaria, solicita que se le realice esta "radiografía". Uruguay será ese país este año.

El próximo octubre, los jerarcas gubernamentales en esta materia volarán a Ginebra, Suiza, donde tendrá lugar esta reunión, para oír qué tienen para decir el resto de los involucrados acerca de la realidad uruguaya.

Compal es el nombre de este programa de cooperación que busca el desarrollo de legislación relativa a defensa de la competencia y del consumidor, así como el fortalecimiento de la capacidad institucional de los países para mejorar y volver más efectivas sus políticas en esta área. Se trata de un programa llevado adelante por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

El director de Comercio Internacional de bienes y servicios y materias primas, el uruguayo Guillermo Valles, comentó a El Observador durante una visita al país la semana pasada que "la política de competencia de Uruguay y su legislación va a ser revisada, voluntariamente, por todas las autoridades de defensa de países desarrollados y en desarrollo".

Uruguay, comentó Valles, atraviesa un "proceso interesante" para dilucidar cómo mejora su política de defensa de la competencia.

Asimismo, el experto señaló que desde el organismo donde se desempeña han monitoreado "con particular atención y satisfacción una muy fuerte expresión de parte de las autoridades nacionales en reconocer la defensa de la competencia como un instrumento, entre otras cosas, también para contener la inflación". Valles añadió que se trata de un instrumento "más efectivo que los controles de precios".

Cuando el caso uruguayo se analice en la ciudad suiza el próximo octubre, se presentará un informe elaborado por la Unctad para la ocasión, que se discutirá en el seno de esa reunión. De allí se pasará a elaborar una serie de recomendaciones para el país. Entre otros, se abordarán cambios a nivel legislativo y de política. De esta instancia surgirá un programa de trabajo. "Es lo que se llama una revisión entre pares", comentó Valles.

A juicio del uruguayo, el mejoramiento de la competencia en los mercados -incluso en uno pequeño como nacional, aclaró- es una cosa "importante".

Normativa perfectible

Por su parte, el comisionado de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia –órgano desconcentrado del Ministerio de Economía–, Javier Gomensoro, indicó a El Observador que esta iniciativa busca revisar la política del país tanto a nivel de normativa como de aplicación.

Algunos meses atrás, explicó el comisionado, llegó al país una misión de la Compal para acordar la participación de Uruguay en este ámbito.

El paso siguiente fue la puesta en marcha de una consultoría que entrevistó a diferentes actores -la propia Comisión de Defensa de la Competencia, privados, legisladores, periodistas-, para elaborar un informe. Se trata una suerte de diagnóstico para saber cómo está Uruguay y sugerir algunas medidas para mejorar sus puntos flacos. Luego de la instancia de octubre se elaborará otro informe, y también se calificará al país en función de su desempeño.

De acuerdo a Gomensoro, la normativa en la materia tiene "una serie de cosas para mejorar" y es "perfectible". Por ejemplo, mencionó que la ley de promoción y defensa de la competencia adolece de un "exceso de discrecionalidad" en algunos puntos.

Presuntas irregularidades en fijación de precios

A principios de marzo, jerarcas del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), con el ministro Danilo Astori a la cabeza, se reunió con jerarcas de las direcciones de Comercio, Defensa del Consumidor y la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia para avanzar en la investigación que había anunciado el gobierno por presuntas irregularidades en los mecanismos de fijación de precios. Se empezará por analizar cuatro productos: arroz, aceite comestible, pan envasado y pulpa de tomate.