Las hienas del presupuesto

Antes de meternos con la economía es imprescindible destacar la valiente propuesta del secretario general de la OEA , Luis Almagro

Antes de meternos con la economía es imprescindible destacar la valiente propuesta del secretario general de la OEA , Luis Almagro, de aplicar la Carta Democrática a Venezuela, lamentablemente sepultada por la vergonzosa defección del gobierno argentino –seguramente en pro de una candidatura estéril de su canciller a la Secretaría General de la ONU– secundado en la blandura por Uruguay, seguramente por razones ideológicas, y por Chile, seguramente por alguna conveniencia certera.

En términos económicos, este despropósito se encuadra en la inutilidad del Mercosur, transformado en una costosa tapadera para cubrir la huida impune del populismo regional y en una rémora para la apertura comercial.

Este no es el único punto en el que los hermanitos rioplatenses están de acuerdo. Una convicción central los une: la que estipula que el gasto público es inexorable, inamovible, indexable, preferentemente creciente y un derecho adquirido constitucional si no divino. Con algunas pequeñas rebajas cosméticas para mostrar cierta disciplina presupuestaria al mundo externo.

Esa unanimidad en el error no responde a ninguna teoría económica respetable, salvo la del fracaso y la pobreza, pero sigue siendo populismo, cualquiera fuera el signo del gobierno que la sostuviere, con los consabidos efectos.

Pero mientras Argentina tiene más recursos potenciales para seguir dilapidando alegremente, Uruguay está llegando a su momento de decisión, que no es la Rendición de Cuentas ante el Congreso, sino la hora de enfrentarse a las consecuencias.

Los límites del endeudamiento a tasas de primer mundo se han alcanzado, con lo que pensar en financiar déficits por ese medio es suicida, además de irresponsable.

Intentar el truco de licuar la importancia del gasto con crecimiento es una doble falacia. Se consiguen inversiones y se crece cuando baja el gasto, no a la inversa. Y por otra parte, el estatismo indexa el gasto por inflación o por crecimiento del PIB según le convenga, volviendo siempre a la misma situación, aunque cada vez más exagerada.

Lo mismo ocurre si se analiza el problema desde el ángulo de las exportaciones: el gasto alto obliga a la emisión, y luego a usar el tipo de cambio como ancla, lo que frena tanto la exportación como el crecimiento.

Esa emisión, por otra parte, empuja la inflación y eso lleva a la fatal indexación salarial, que se retroalimenta hasta el infinito la pérdida de poder adquisitivo y desata la absurda persecución a comerciantes y productores, otra ignorancia unánime compartida con Argentina.

Aferrados al gasto, sin posibilidad de tomar más deuda barata, sin poder emitir para no alejarse todavía más del umbral de riesgo de la inflación ya rebasado, sólo queda el discurso del crecimiento.

Pero ese crecimiento es imposible, no por el mundo, que no está tan mal, sino porque los términos relativos que se han alterado lo hacen inviable, además de la ideología de la nada que hace creer que se puede conseguir la apertura comercial en un solo sentido.

Es deliberadamente errado sostener que el mundo justo ahora se puso en nuestra contra: solo estuvo transitoriamente muy a favor durante pocos años, que se desperdiciaron.

En esas circunstancias, es triste ver cómo legisladores, expertos y aficionados del Frente Amplio hurgan en cada actividad privada para ver qué otro impuesto se puede aplicar, qué otra alícuota se puede elevar, qué otra triquiñuela dialéctica se puede inventar para meter la mano en los bienes de otros sin bajar un gasto que creció por una situación global circunstancial y que ahora se ha vuelto eterno.

Como las hienas que esperan que la leona cace su presa para luego atacarla en manada y alzarse con el producto de su esfuerzo, los depredadores incapaces de crear riqueza buscan el fruto del trabajo ajeno para quitárselo. Hienas del presupuesto.

Paradójica y previsiblemente, el tipo de ajuste que se ha malparido (del sector privado, obviamente) creará mucha más retracción que una baja del gasto, tanto en el consumo como en la inversión, con lo cual en seis meses nos encontraremos en la misma situación pero agudizada, con menos recursos disponibles.

Si la Constitución declara la inamovilidad del gasto, como se interpreta en la práctica, debería tener igual rigidez a la hora de crear o aumentar ese gasto y exigir una correlación permanente con el financiamiento.

Eso sería democracia seria y en serio. Y también seriedad económica. El resto es relato del socialismo dialéctico.

Periodista, economista. Fue director del diario El Cronista de Buenos Aires y del Multimedios América


Populares de la sección

Acerca del autor

Dardo Gasparré

Dardo Gasparré

Comentarios