Los 5 mejores momentos de los Emmys

Desde sándwiches de manteca de maní, hasta el récord de premios de Game of Thrones, aquí lo más destacado de la noche

Con la conducción del humorista Jimmy Kimmel y en medio de un país conmocionado por los recientes atentados perpetrados en Nueva York y Nueva Jersey, la gala de los premios Emmy 2016 a lo mejor de la televisión de Estados Unidos tuvo lugar ayer en Los Ángeles, California. Se trata de la 68º edición de una premiación que, sin el mismo prestigio que los Oscars, va ganando terreno en un momento en el que muchas de las llamadas superestrellas de Hollywood pertenecen al mundo de las series.

Embed

Las expectativas estaban depositadas en la conducción a cargo de uno de los cómicos más queridos por el público -conocido por su programa Jimmy Kimmel Live!- que si bien tuvo sus momentos divertidos, -como el video introductorio que lo mostró llegar conducido, entre otros por James Corden haciendo un Carpool karaoke y el político Jeb Bush- no fue de las más memorables.

En cuanto a los premios, la saga fantástica-medieval, Game of Thrones, hizo historia y la sátira política Veep volvió a ganar en una gala de los Emmy muy politizada, donde el candidato republicano Donald Trump fue objeto de numerosos comentarios por parte de los premiados.

Aquí los cinco momentos más destacados:

Sándwiches en la gala

Embed

Un tema recurrente en este tipo de glamorosas premiaciones, que se prolongan por horas, es el hambre que pasan los invitados. Por eso, con el humor que lo caracteriza, Kimmel llevó a su madre al imponente Microsoft Theater, quien apareció en pantalla junto a montañas de sándwiches de manteca de maní y mermelada, preparados especialmente por ella para agasajar a los presentes.

Embed

Casi 7.000 sándwiches fueron repartidos en bolsas de papel por el enternecedor elenco infantil de la serie Stranger Things que se paseó por los pasillos del lugar en bicicleta y disfrazados de sus personajes.

Si bien este chiste ya había sido explotado en 2014 cuando Ellen Degeneres condujo los Oscars y llevó a un repartidor de pizzas al escenario, Kimmel le dio otra vuelta de tuerca a todo el asunto.

Embed

Algunos de los paquetes iban acompañados de notas escritas por la mamá de Kimmel especialmente para cada famoso.

Una de las más divertidas fue la entregada a Amy Schumer, quien la leyó para el micrófono: "Querida Amy, eres la mujer más divertida de la televisión, ojalá tú fueras la anfitriona de los Emmys. Soy tu fan número uno, trae de vuelta a...", en ese momento la voz de la comediante comenzó a sonar distinto: "Parks and rec", continuó, en referencia a la serie Parks and recreation protagonizada por Amy Poehler, la verdadera destinataria del supuesto mensaje de aliento. En ese momento evidentemente orquestado, Kimmel le alcanzó el paquete a Poehler, que estaba a unas sillas de allí.

Embed

Los discursos

Julia Louis-Dreyfus tuvo una maravillosa noche y ganó su octavo Emmy con el premio a Mejor actriz principal de comedia por su rol como la vicepresidente de los EE.UU Selina Meyer en la exitosa serie Veep. Cuando subió al estrado expresó: "Quiero pedir disculpas por el clima político actual. Veep empezó como sátira política y ahora parece un documental muy serio", dijo. "Prometo de nuevo construir ese muro y obligar a México a pagarlo", agregó con humor haciendo referencia a una de las propuestas de Trump.

Embed

Pero lo más emocionante de sus palabras fue cuando habló de su padre que murió hace poco: "Le quiero dedicar este premio a mi padre, que murió el viernes. A él le gustaba mucho Veep y su opinión era lo más importante para mí", expresó.

Embed

Por su parte Sarah Paulson, quien ganó un Emmy por interpretar a la fiscal Marcia Clark en American Crime Story: The People v. O.J. Simpson, dijo que quiso aprovechar el momento para pedirle disculpas a Clark, quien se encontraba sentada presenciando el momento, por pre juzgarla sin conocerla y dijo que luego de interpretarla le dio dimensiones a una persona real madre y luchadora.

Embed

Jill Soloway, quien ganó un Emmy a Mejor dirección de comedia por la serie Transparent tuvo palabras muy contundentes en contra del patriarcado y el protagonista de esta misma serie de Amazon, el también premiado Jeffrey Tambor dijo: "Me gustaría dedicar este premio a la comunidad transgénero. Gracias por su coraje. Gracias por sus historias. Gracias por dejarnos ser parte del cambio" y pidió que se le de oportunidad a los talentos trans.

Embed

Por otra parte, Alan Yang y Aziz Ansari, co creadores de la serie de Netflix Master of None tuvieron, en la voz de Yang, un discurso en favor de la diversidad

Embed

Otra de las gratas sorpresas de la noche fue el estadounidense de origen egipcio Rami Malek, ganador como mejor actor de drama por su excelente rol en Mr Robot. Malek había dicho en la previa que no había preparado un discurso si resultaba ganador y más bien había practicado la cara de aceptación ante la derrota.

Embed

Lo cierto es que resultó galardonado y dijo: "Es un honor estar aquí, representando a mi familia. Es un honor trabajar con un visionario, con un elenco extremadamente talentoso. Encarno a un joven que, como muchos de nosotros, está totalmente alienado", dijo el actor.

Embed

La aparición de Matt Damon

Embed

El presentador del show protagonizó otro de los momentos más divertidos de la noche cuando el afamado actor de cine Matt Damon -que ni siquiera estaba nominado en ninguna categoría en los Emmys- llegó al escenario de la gala justo después de que Kimmel fuera derrotado en la categoría Mejor programa de variedad por el ingenioso John Oliver, conductor del programa Last Week Tonight de HBO. En un chiste recurrente entre los dos actores Damon, muy relajado y comiendo una manzana, se acercó a Kimmel y le dijo que había estado poco atento y se perdió quién había sido galardonado. “¿Ganaste?”, le preguntó a Kimmel, quien respondió que no. “Eso tiene sentido”, dijo Damon. Y cuando supo que Oliver había resultado ganador lo celebró: “Gané en mi penca”.

Embed

“Eso es humillante, te tenés que mantener parado aquí cuando perdiste y probablemente prefieras estar en tu casa llorando. Él es un gran perdedor, necesita un aplauso”, y la ovación del público no tardó en llegar.

Mientras Kimmel expresaban que él no es “un gran perdedor”, Damon lo abrazó y los presentes seguían aplaudiendo. Cuando Damon se retiraba del escenario le dijo a Kimmel “Nos vemos en el after de la fiesta”, y el remate fue la pregunta del comediante: “¿Hay un after?”.

El récord de Game of Thrones

Con sus 38 Emmys a lo largo de sus seis temporadas, la serie épica Game of thrones se convirtió en la más premiada en la historia de estos galardones. La saga basada en las novelas de George R.R. Martin ganó en mejor dirección, mejor guión y mejores efectos especiales, aunque sus estrellas Peter Dinklage y Kit Harington se quedaron sin el premio a actor de reparto, que lo obtuvo en cambio Ben Mendelsohn por Bloodline."Estamos aquí gracias a que George Martin creó este universo en el que todos vivimos y jugamos", dijo uno de los creadores de la saga, David Benioff, al recibir el premio a la dirección.
La saga fantástica venció a pesos pesados como Better Call Saul, Downton Abbey, Homeland, House of Cards, Mr. Robot y The Americans.

El récord en todas las categorías, incluyendo los programas de no-ficción, lo tiene hasta ahora el show cómico de variedades "Saturday Night Live", con 45 estatuillas.

El momento incómodo

Un chiste que no le funcionó a Kimmel y dejó al público en silencio fue cuando bromeó con que el comediante Bill Cosby -acusado de abusos sexuales- sería el próximo presentador en los premios, algo que luego aclaró era un chiste.

Embed





Populares de la sección