Los cambios en pautas elevaron firma de convenios tripartitos

Tras una arranque complicado, el segundo semestre logró un mayor porcentaje de consenso
Luego de un arranque de negociación salarial complicado para el Poder Ejecutivo durante el primer tramo de la sexta ronda de los Consejos de los Salarios en 2015 –donde se procesó una fuerte caída en el número de convenio que salían por consenso–, el guiño que dio el gobierno con la flexibilización de las pautas, que atendieron algunas de las reivindicaciones del PIT-CN, permitió avanzar en la firma de acuerdo con el aval de las tres partes.

El porcentaje de acuerdo por consenso entre las tres partes en el segundo semestre de 2016 trepó al 70%, 12 puntos porcentuales por encima del primer semestre de 2015 y 6 puntos por arriba del segundo período de ese año, de acuerdo al informe de la sexta ronda de la Negociación Colectiva que divulgó ayer el Instituto de Relaciones Laborales de la Universidad Católica (Ucudal) –con los datos de los convenios cerrados al 15 de diciembre–. De todas formas, está lejos del 91,5% de consenso que alcanzó la quinta ronda del gobierno anterior.

El trabajo de la Ucudal recoge hasta el momento la firma de 140 convenios salariales de la sexta ronda. Prácticamente dos tercios (64%) se firmó por consenso entre las partes, 21% entre empresarios y trabajadores –sin el apoyo del gobierno–, 11% entre Poder Ejecutivo y empresas, y solo 2% entre el gobierno y trabajadores. En medio de una conflictividad laboral que había tocado un pico histórico en 2015, el Poder Ejecutivo finalmente optó por convalidar algunos cambios que solicitaba la central sindical para acompañar la firma de los convenios.

En julio de este año accedió a aplicar para los convenios negociados en el segundo semestre (tercera etapa de la ronda) los aumentos sugeridos para el primer año de los lineamientos, en lugar de los correspondientes al segundo, como fue pautado originalmente a mediados de 2015. Eso implicó ajustes nominales adicionales de aproximadamente un 1 punto porcentual, según la clasificación de cada sector (dinámico, intermedios y en problemas). En tanto, el 11 de noviembre luego de otra reunión del presidente de la República, Tabaré Vázquez, con la cúpula del PIT-CNT, el gobierno aceptó que los correctivos por inflación observada se aplicaran cada 12 meses, en lugar de a los 18 y 24 meses como se previó en los lineamientos, siempre y cuando exista acuerdo entre las partes y los precios hayan superado el porcentaje de ajuste nominal otorgado en su momento.

Cambios y perspectivas

El diálogo con El Observador el director del Instituto de Relaciones Laborales de la Ucudal, Juan Manuel Rodríguez, destacó otros hechos "novedosos" que viene mostrando la dinámica de la negociación colectiva desde que se reinstauró ese régimen en 2005. En primer lugar, un aumento de 10 puntos porcentuales (a 11%) donde el gobierno terminó votando con la contraparte empresarial sin el apoyo de los sindicatos. "Sea por una razón o por otra, es algo que nunca había cobrando tanta fuerza en la última década", resaltó el experto. Otro elemento que sobresalió a juicio de Rodríguez fue el crecimiento de los acuerdos entre empresarios y trabajadores que trepó de 3% al cierre de la quinta ronda, a un promedio de 21% en la presente. En la mayoría de estos convenios, el gobierno no otorgó su voto porque se apartaban de los lineamientos que había fijado en su momento.

Por otro lado, preguntado por el clima de negociación que podría pautar el arranque de la próxima ronda salarial –a mediados de 2018–, Rodríguez fue cauto, aunque anticipó que todo terminará girando sobre dos grandes variables. En primer lugar, el desempeño de la economía en 2017 y si será capaz de consolidar una recuperación. "Ello daría cierto margen para habilitar ajustes de salario reales", explicó.

Pese al buen dato que mostró el tercer trimestre –con un crecimiento interanual de 2%– el gobierno, por ahora, mantiene su previsión de una expansión del PIB de 1% para el próximo año.
La otra "variable de peso" a la hora de negociar salario es la inflación. Para el director del Instituto de Relaciones Laborales, si la evolución de los precios se mantiene en un rango de 7% a 8,5% y la economía muestra cierto grado de estancamiento, "el panorama para la negociación puede tornarse más difícil". Una de las particularidades que tendrá el 2018 será que caerán el 97% de los convenios colectivos que están vigentes en la actualidad.

30%
fue el descenso de la conflictividad laboral en lo que va de 2016 respecto a 2015. En total, se perdieron 1.179.630 jornadas laborales que involucraron a más de 1,3 millones de trabajadores.

Las claves

Objetivo. Con una economía estancada, la sexta ronda buscó cambios que apuntaron a la moderación salarial y la desindexación.

Rechazo. A diferencia de rondas anteriores, el principal escollo para el Ejecutivo fue el rechazo del PIT-CNT.

Acuerdo. La ronda pautó una reducción de los consensos y pocas votaciones entre trabajadores y gobierno.

Salario. El salario real crecería promedio en torno a 1,6% en 2016, por encima del crecimiento que se espera para la economía.

Conformidad. El Ministerio de Economía se mostró conforme con el desempeño de los nuevos convenios firmados. Los empresarios también lograron una moderación en los ajustes.

Populares de la sección