Los "daños colaterales" que sufren los vecinos del Marconi después de los enfrentamientos

La policlínica cerró el fin de semana y línea 405 dejará de pasar por el barrio. Primaria evalúa situación de centros que están en la zona
Luego del enfrentamiento entre la Policía y dos jóvenes del barrio Marconi, que tuvo como saldo la muerte de uno de ellos y que llevó a que un grupo de vecinos se manifestara con pedreas y la quema de dos autos y un ómnibus, las autoridades de la zona buscan soluciones a los "daños colaterales" de los incidentes en la vida cotidiana del barrio.

Ayer viernes, la cooperativa Coetc realizó un corte parcial de todas sus líneas, y anunció que el servicio 405, el único que cruza el barrio Marconi por la avenid Aparicio Saracia –centro de los disturbios- desde San Martín hacia General Flores no pasará más por allí, sino que recorrerá exclusivamente desde y hacia Libia y Camino Maldonado hacia el Parque Rodó.

Coetc Marconi

La decisión se tomó luego de que el chofer, el guardia y un inspector de un coche de esa línea fueran agredidos por un grupo de personas del barrio, y de que el coche fuera completamente incendiado.

"Si el ómnibus no entra es todo una complicación" para quienes deben salir del barrio a trabajar, explicó a El Observador la alcaldesa del municipio D, donde se encuentra el barrio Marconi, Sandra Nedov, por lo que se intentará trabajar con las organizaciones sociales del barrio para "ver cómo recomponer todo ese daño colateral, a partir de una situación puntual".

Por otra parte, según dijo Nedov la policlínica que funciona en el barrio no abrirá sus puertas durante este fin de semana. Es que durante los enfrentamientos, un médico de ASSE que llegaba a trabajar ea ese centro asistencial recibió una pedrada en la cabeza que le causó la fractura de un hueso de la parte inferior del cráneo.

Barrio Marconi incidentes Policía
Piedra utilizada por los vecinos para atacar a la Policía en el barrio Marconi
Piedra utilizada por los vecinos para atacar a la Policía en el barrio Marconi

En tanto, Primaria monitorea la situación en el barrio para evaluar la continuidad de las clases. Consultado por El Observador, el consejero de Primaria, Pablo Caggiani, dijo que están en contacto con las autoridades locales y que aún no hay tomada una decisión, por lo que en principio el lunes las clases se dictarán con normalidad.

En la zona donde se generaron los disturbios hay cuatro escuelas públicas, una privada y dos jardines de infantes. Al momento en el que comenzaron los incidentes, los niños estaban en clase y se debió montar un operativo para poder sacarlos de los centros sin que eso implicara un riesgo.

El hecho de que la línea 405 no entre más al barrio, también va a ser una dificultad para quienes asisten allí a clases, dijo Caggiani.

Para evaluar la situación en intentar buscar soluciones, las instituciones sociales como CAIF e INAU, el ministerio de Salud, ONGs y primaria, entre otros se reunirán el lunes. La idea es ver cómo lo vive cada uno, dijo Nedov, ya que hubo algunas instituciones que estuvieron muy cerca del conflicto.


Populares de la sección