Los mejores chefs argentinos en una feria

Durante este fin de semana, Masticar celebra el presente de la gastronomía de ese país
Entre el aroma de la carne a las brasas, el sabor de la menta en los cócteles y la decoración colorida de los "foodtrucks", comenzó en Buenos Aires la quinta edición de la feria gastronómica Masticar, que reúne a los cocineros más reconocidos de Argentina y a productores de todo el país.

En un galpón en el barrio de Colegiales, y con la novedad de la participación del Polideportivo del barrio, que permitió extender el predio, las miles de personas que se acercaron el día de la inauguración pudieron degustar más de 150 platos de comida, puestos de coctelería, cervecería y vinos, y clases de cocina.

A la inauguración se acercaron todos los chef nucleados en la Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina (Acelga), entre ellos Fernando Trocca, Pablo Massey y Narda Lepes, y el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larrera, quien pidió trabajar para que la ciudad se convierta en la capital gastronómica de Latinoamérica.

Massey, encargado de los restaurantes Casa Cavia y La Panadería de Pablo, consideró que el objetivo que propuso Larreta es posible porque el país tiene "grandes emblemas que son embajadores en el mundo, que son la carne, el malbec y el torrontés (vino blanco tradicional de Argentina)" que se pueden explotar.

Asimismo, solicitó "reivindicar" la comida del norte y del sur de Argentina que, a su juicio, "está un poquito olvidada".

Los "foodtrucks" y puestos venden platos de los mejores restaurantes de Buenos Aires, como Tegui, Elena e I Latina, a precios más económicos: entre 50 y 80 pesos argentino (entre US$ 3,4 y 5,5).

Patricia Duskin viaja 800 kilómetros todos los años desde Merlo, provincia de San Luis (centro-oeste), donde tiene un restaurante, para poder relacionarse con productores y asistir a las clases de cocina.

"Me gusta ver a los grandes nombres todos juntos en una feria donde se pueden degustar platos ricos y económicos, porque a veces no hay posibilidades de ir a los grandes restaurantes para eso", explicó.

Por otro lado, en el galpón hay un mercado donde decenas de productores de todo el país venden verduras, frutas, aceites, fiambres y frutos secos, pensado para que tengan la posibilidad de entablar contacto con los chef.

Además de productos "gourmet" como cristales de sal marina y algas "wakame" (originaria de Japón pero producida también en Argentina), los "tradicionales" como el dulce de leche y las carnes ahumadas de la Patagonia no faltaron.

Finalmente, habrá clases de cocina de la mano de referentes como Germán Martitegui, Donato de Santis y Dolli Yrigoyen, que en muchos casos también firmarán sus libros.

Fuente: En base a EFE

Populares de la sección