Negocian cuánto deberá pagar UPM para instalar nueva planta en el Uruguay

La finlandesa confirmó su interés, aunque aún quedan temas importantes por definir, uno de ellos es el canon; Astori dijo que se está cerca de acordar el monto
"Tengo una gran satisfacción que ha traído a una gran delegación con usted y, a juzgar por las caras, veo que ha tenido mucho éxito". El presidente de Finlandia, SauliNiinistö fue el encargado de poner en palabras el clima de complacencia que ayer vivía la delegación uruguaya luego de su reunión con la multinacional finlandesa UPM.

El presidente Tabaré Vázquez y los ministros que lo acompañan en esta gira europea visitaron ayer la sede de UPM en Helsinki -y hasta sobrevolaron la planta en helicóptero- en medio de las negociaciones que las dos partes mantienen para la instalación de la segunda planta de celulosa de esa empresa en los márgenes del Río Negro.

Y, tal como sintetizó el presidente finlandés, el gobierno salió de esa visita –en la que participó el CEO de la empresa, JussiPesonen- con una buena sensación. En el encuentro las autoridades de UPM ratificaron su determinación a continuar con el proceso que vienen llevando adelante con el gobierno uruguayo y de seguir con el cronograma previsto, dijo a El Observador un participante de la reunión.

Horas antes, Vázquez informó en conferencia de prensa junto a Niinistö que en marzo se reunirá con su gabinete y con la empresa para ingresar en la "fase dos" de las tres que marca ese cronograma.

"A nuestro regreso a Montevideo tendremos una reunión con todo el gabinete que presido y también con las autoridades de UPM para definir y comenzar a trabajar en la segunda etapa que nos habíamos fijado", dijo Vázquez.

En la primera etapa se hicieron ochos grupos de trabajo temáticos entre la empresa y el gobierno uruguayo en los que se fueron desglosando tema a tema los asuntos que le importan a las partes. Varios de esos grupos ya están cerrados, otros han hecho avances sustanciales y hay temas que aún quedan por cerrar, entre ellos aspectos impositivos y económicos, medioambientales y temas laborales que preocupan a la empresa.

"Al momento hemos avanzado en el tratamiento de todos los temas. Hay coincidencias en cuanto a varios puntos y hay otros que aún están en etapa de desarrollo, pero debo decir –y aquí también transmito la opinión de UPM- que han sido reuniones altamente positivas (...) Estamos trabajando fuertemente para solucionar los aspectos que aún quedan por solucionar y tenemos la firme esperanza que realmente se concrete esta inversión en nuestro país", afirmó el presidente en conferencia de prensa en la mañana.

En esa instancia el presidente finlandés fue consultado por la prensa uruguaya acerca de lo que significaba para él el hecho de que la posible inversión más grande de la historia en Uruguay proviniera de una empresa de su país.

Niinistö señaló que entendía "la importancia" y el "impacto económico" de la inversión de UPM. "Sólo escuché cosas positivas sobre ello", afirmó.
Un poco por debajo del énfasis presidencial se colocó el comunicado de la empresa, que luego de tres párrafos concluye que si bien las conversaciones avanzaron "con un espíritu positivo", aún hay una serie de temas que "permanecen abiertos".

Punto de equilibrio

Uno de los temas pendientes es lo que deberá pagar UPM si instala otra planta en Uruguay.
Sobre el punto, el ministro de Economía Danilo Astori destacó que están en la búsqueda de un "punto de equilibrio" entre los temas en los que las partes cuidan sus intereses. Adelantó que pronto habrán de encontrar un "punto de definición" sobre el tema del canon. "No está muy lejos ese momento", aseguró Astori.

Sobre otro de los aspectos aún por definir, la infraestructura, la empresa mencionó en el comuncado que su CEO destacó "la importancia de la competitividad de los costos y del rol fundamental de la infraestructura logística en todos los lugares donde opera UPM" y subrayó "el largo y serio compromiso de Uruguay con el desarrollo del sector forestal en el país".

"No estamos muy lejos de (encontrar) un punto de definición sobre el tema del canon", Danilo Astori ministro de Economía

De hecho, uno de los puntos en los que el presidente Vázquez se explayó ayer en la reunión con UPM fue sobre las bondades que Uruguay exhibe para la industria forestal. Vázquez destacó el marco jurídico que hay en Uruguay y, en particular, habló de la Ley Forestal que hoy es una política de Estado. El mandatario también hizo referencia a los certificados de calidad con los que cuenta la madera uruguaya, lo cual mucho importa a los finlandeses.

Entre el sisu y la garra charrúa

Relajados y sonrientes, los dos mandatarios abandonaron ayer el protocolo en la recepción que la embajada de Uruguay ofreció en la noche en el Hilton Kalastajatorppa, donde se hospeda la delegación oficial uruguaya.

El día había sido intenso. Las banderas de Uruguay se habían lucido en varios edificios de la capital finlandesa: la casa de gobierno, el Parlamento y en la casa matriz de la multinacional UPM. Vázquez y Niinistö habían mantenido un encuentro formal en la mañana con la rigurosa aplicación del ritual diplomático que para los finlandeses es de vital importancia.

Por eso fue sorpresivo –y un gesto extraordinario- que el presidente finlandés llegara hasta ese salón para saludar una vez más a su par uruguayo.
El presidente Vázquez hizo referencia a lo que tienen en común un uruguayo y un finlandés. Para el presidente, la respuesta es sencilla: la rebeldía ante la adversidad. Por eso hizo un paralelismo entre el "sisu finlandés" –que bien puede interpretarse como enfrentarse al ejército rojo para obtener la independencia o salir a estudiar o trabajo con menos 30 grados- y la "garra charrúa".

La cuestión cultural también tuvo su cuarto de hora en la recepción cuando el presidente finlandés contó cómo le había llamado la atención el hecho de que Uruguay se llamara "República Oriental". Y por eso cuando estuvo en Montevideo hace un año con su esposa preguntó a qué se debía. "La cosas dependen del punto de vista desde donde se miran", le contestaron.

Niinistö llamó al presidente uruguayo "mi amigo". Señaló que Uruguay y Finlandia, como pequeñas naciones, tienen que velar por el cumplimiento de la ley a nivel internacional. Y antes de levantar la copa para brindar hizo una advertencia a sus compatriotas: "la cumparsita viene de Uruguay, no de Argentina".

Populares de la sección

Acerca del autor