No mató a nadie pero está a punto de ser ejecutado en EEUU

Debido a una controversial ley un hombre pagará con su vida por un homicidio que no cometió

¿Jeffery Wood merece ser ejecutado el próximo miércoles en Texas? La suerte de este prisionero sacude más de lo normal a Estados Unidos debido a una controversial ley por la cual este hombre pagará con su vida un homicidio que no cometió.

La mañana del 2 de enero de 1996, Wood, entonces un joven que acababa de salir de una perturbada adolescencia, estaba al volante de un auto detenido en la calle, mientras su amigo Daniel Reneau se disponía a robar la gasolinera de enfrente.

Renau había planeado apoderarse de la caja fuerte del local y Wood debía ayudarlo a huir por las colinas de una localidad perdida entre San Antonio y El Paso.

Pero el plan se complicó cuando Renau disparó en el medio de los ojos al empleado de la tienda cuando se negó a colaborar.

Al escuchar el disparo, Wood ingresó a la gasolinera y vio la escena del crimen. Bajo las órdenes de su acólito, desmontó el sistema de vigilancia de la tienda y después se marcharon con la caja fuerte y el dinero en efectivo.

Fueron rápidamente identificados gracias a informaciones que la Policía obtuvo de testigos y fueron arrestados al día siguiente.

Para desgracia para Wood, entonces de 22 años y que cumplirá 43 este viernes, en Texas rige una ley que es tan original como represiva, conocida como "Law of Parties" [Ley de las partes].

Según ésta, poco importa si un sospechoso mató o tuvo la intención de matar, la sola existencia de un plan criminal al que estuvo vinculado y la posibilidad de que éste derive en un homicidio es suficiente para que tenga la misma condena que aquél que disparó el gatillo.

"Mi hermano no mató a nadie"

Como consecuencia, Reneau y Wood fueron condenados a la máxima pena, el primero fue ejecutado en 2002. Texas encabeza por mucho el número de ejecuciones entre los 31 estados del país que aplican esta condena.

Pero incluso en Texas, la pena capital de Jeffery Wood, quien tiene el coeficiente intelectual de un niño, es una excepción.

"Nunca vi una ejecución en Estados Unidos con este nivel tan bajo de culpabilidad como la de Wood", dijo a la AFP su abogada Kate Black.

En una editorial el jueves, el diario The New York Times calificó la "Law of Parties" como una "ilustración grotesca de la completa arbitrariedad de la pena capital".

"La única justicia verdadera consistiría para Texas en deshacerse de esa ley y salvar la vida de Wood", estimó el diario.

"La pena de muerte se supone que debe ser reservada a lo peor de lo peor, a los crímenes más abominables", dijo de su lado la hermana de Wood, Terri Been.

"Pero mi hermano no mató a nadie, él no estaba en el edificio o cuando ocurrió, no conspiró para matar a nadie, él ignoraba que (Reneau) portaba un arma de fuego", explicó la mujer.

El equipo de defensores de Jeff Wood acudió a la corte penal de apelaciones de Texas e interpuso otro recurso ante la Comisión de Indultos y Liberaciones condicionales del Estado con una mínima esperanza de lograr un aplazamiento en la aplicación de la inyección letal.

Con la fecha fatídica tan cercana, el comité de apoyo al prisionero, centrado alrededor de su familia, remueve cielo y tierra. Una petición en línea acumula más de 7.000 firmas a su favor y se realizó una concentración el jueves ante el Capitolio de Austin, capital de Texas.

"¡Jeffery Wood tiene sólo una hija y soy yo!", escribió su hija Paige, en un comunicado. "Fui privada (de él) por un crimen cometido por otro. ¿Debo seguir siendo castigada así?".

Medio centenar de representantes religiosos enviaron una carta pidiendo el indulto de Wood al gobernador de Texas, Greg Abbott. Todo se definirá en los próximos días.


Fuente: AFP

Populares de la sección

Comentarios