Pagani: el argentino en la vanguardia de los superautos

Pagani Automobili Modena es una de las marcas de automóviles deportivos premium reconocidas internacionalmente
Pagani Automobili Modena es una de las marcas de automóviles deportivos premium reconocidas internacionalmente, una de las más caras y veloces, cuyo crecimiento ha sido sostenido, basado en calidad más que en cantidad desde su fundación en el año 1992. Su creador, supo armar un auto de carreras F2 a la edad de 20 años y trabajar para Lamborghini y Ferrari, para luego emprender un camino independiente.

Horacio Pagani, de nacionalidad Argentina, es la fuerza creativa detrás de los emblemáticos modelos: el Zonda con el cual crearon a la compañía aunque ya está fuera de producción y el Huayra que es una demostración cabal de la capacidad técnica, artística y empresarial en un momento donde las normativas de homologación internacionales son muy severas y las crisis mundiales generan incertidumbre en mercados.

Horacio Pagani
Horacio Pagani

Oriundo de Casilda un pueblo de Santa Fe, mostró dotes desde chico para la ingeniería mecánica, y abandonó la universidad para dedicarse a su pasión. Al ganar un concurso de diseño interior para un motorhome se fue a Italia con una carta de recomendación de Juan Manuel Fangio y comenzó en la fábrica Lamborghini, donde fue ascendiendo hasta trabajar mano a mano con Ferruccio Lamborghini a quien sugería siempre comenzar una división de fibra de carbono. Al no ser escuchado se fue para crear su propia empresa, que luego sería proveedora de ese material para Lamborghini, Aprilia y varios más. Administrando la Sección de Materiales de Lamborghini, funda Pagani Composite Research (investigación de materiales compuestos) en 1988. Esta nueva empresa colaboró con Lamborghini en numerosos proyectos, incluyendo el re-diseño del Lamborghini Countach. la versión 25 Anniversario, y el Lamborghini Diablo.

El modelo Hayra (nombrado según el dios del viento el dialecto Aymará de los Andes) es un superauto futurista de fibra de carbono, alta performance, algo más grande que una Ferrari pero más liviano. Tiene un motor V12 AMG Mercedes-Benz de 750 caballos logra que llegue de 0 a 100 km/h en apenas 2, 7 segundos, puertas tipo alas de gaviota, interiores en cuero y con cromados y luces por doquier, caños de escape en titanio un sonido característico y encendido con una llave que es una miniatura del propio auto. Todo por un valor aproximado de 1,2 millones de euros. Con una producción reducida de 40 unidades por año es altamente probable que casi nunca se cruce con uno en la misma ruta.

Horacio Pagani

Tuvo gran aceptación en los fanáticos, exceptuando por el propio nombre a lo cual su creador reflexionó: "Si nosotros pudimos invertir siete años en diseñarlo y mejorarlo, seguramente nuestros clientes podrán hacer un esfuerzo en pronunciarlo". Amigo personal de Fangio, así como admirador de Bertone, Giugiaro, Pininfarina o Riva, es firme creyente en que los superautos así como los vinos pertenecen a su territorio y es la razón por la cual el diseño de excelencia de un Ferrari por ejemplo se da en Maranello, Módena y no en China.

No le convencen por el momento los autos híbridos: la tecnología aún no está lista: los modelos deportivos deben ser livianos y las baterías y motores de éstos son sumamente pesados por ahora, si bien no lo descarta en un futuro. Así como los teléfonos celulares que comenzaron siendo enormes y pesados y ahora son mínimos y livianos, tal vez ese mismo camino sea el de los motores y la tecnologia que permita reducirlos en tamaño y peso.

Horacio Pagani

Posee una colección particular de los vehículos con que soñaba de niño o veía circular en las calles en aquellas épocas: un Zonda de casi todas las versiones fabricadas, un Lamborghini Countach 25 aniversario, un Porsche 918 y un Carrera GT, un Mercedes Benz Pagoda, un Jaguar del 63, y un sector vintage americano de modelos Ford T y Chevrolets entre otros.

Su idea de compañía a futuro es mantener baja producción y altos estándares de calidad, procesos artesanales y exclusividad, tal como sucede ahora, en que la demanda triplica las 50 unidades anuales que liberan al mercado.

Comentarios

Acerca del autor