Peñarol daba entradas a quien tiró la garrafa, que fue enviado a prisión

El juez Iribarren procesó a "el Papo" por homicidio muy especialmente agravado en grado de tentativa luego de que fue identificado por un tatuaje durante los incidentes del clásico
La foto de una garrafa de 13 kilos cayendo desde la tribuna Ámsterdam del Estadio Centenario dirigida a efectivos de la Guardia Republicana se transformó en la imagen icónica del clásico que no se jugó. El responsable de tirarla fue "el Papo", un joven de 26 años vinculado a la barra de "las 40" del Club Atlético Peñarol, que integraba "la lista de los que no pagan" por entrar a los partidos, según declaró ayer ante el juez Gustavo Iribarren.

El magistrado lo procesó con prisión por homicidio muy especialmente agravado en grado de tentativa y por un delito de receptación, a pedido del fiscal Juan Gómez.

¿Por qué y desde cuándo "el Papo" recibía entradas? La barra de "las 40" era liderada hasta el año pasado por "El Tato", enviado a la cárcel en 2008 por estar vinculado con el narcotráfico y sobreseído en 2010. En octubre de 2015, fue acribillado en el barrio 40 Semanas, donde vivía con su esposa, que un año después apareció calcinada tras haber sido secuestrada en su casa.

"El Tato" conocía bien al hombre que tiró la garrafa porque no solo integraban la misma barra sino que eran del mismo barrio. En 2011, Peñarol le pidió al Tato que fuera uno de los referentes de la seguridad dentro de la barrabrava y al que entregaba entradas. A partir de ese momento, le ofreció al joven que tiró la garrafa recibir boletos gratis para los partidos, según pudo saber El Observador.

GARRAFA CLÁSICO MARCA DE AGUA

La directiva de Peñarol aseguró que –el pasado domingo– ningún hincha entró gratis y el ministro Eduardo Bonomi también había dicho a la prensa que los clubes asumieron el compromiso "por primera vez" de no dar entradas ese fin de semana.

El presidente del club, Juan Pedro Damiani, dijo el martes en conferencia de prensa que los incidentes antes del clásico suspendido fueron provocados por "un grupo de delincuentes".

"Estamos haciendo un enorme esfuerzo deportivo e institucional. Dan ganas de bajar los brazos, pero esto es Peñarol y no se bajan los brazos", dijo, y criticó la actuación del Ministerio del Interior y de la Asociación Uruguay de Fútbol.

Un informe preliminar de la Comisión de Seguridad de Peñarol indica que no se está ante una barra brava sino ante "una banda de delincuentes infiltrada, dentro de la hinchada de Peñarol, que van a delinquir, y van por un botín. Es una organización", indicó el dirigente Ricardo Rachetti en entrevista con El Observador TV.

Caída de Garrafa Guardia Republicana 2

El domingo, al "Papo" lo cachearon tres veces antes de entrar a la Ámsterdam y vio cómo detenían a tres referentes de la barrabrava, asegura el fallo judicial. Pocos minutos después, fue uno de los que recibió la orden desde afuera de empezar con los disturbios, informaron fuentes de la investigación. A partir de ese momento vinieron los saqueos de puestos de comida y bebida, las puertas de la tribuna Ámsterdam se cerraron y la garrafa llegó a sus manos.

Así como una foto congeló a la garrafa en el aire, otra sacada desde adentro fue clave para reconocerlo: en la imagen se lo ve cargándola y se distingue un tatuaje del club del que se hizo socio en 2011, cuando empezó a ir gratis a los partidos.

Populares de la sección