PIT-CNT y empresas ven dificultades para aplicar controles de drogas y alcohol

Lo ven positivo pero requerirá compromiso de ambos sectores
El problema del consumo y tenencia de alcohol y drogas en el trabajo existe y es detectado por el PIT-CNT, aunque no "en un volumen gigantesco", según dijo a El Observador el presidente de la central sindical, Fernando Pereira. Por ese motivo, considera el decreto que prohíbe el consumo de alcohol y drogas en el trabajo –firmado hace tres días por el Poder Ejecutivo– es "muy positivo". Sin embargo, Pereira reconoció que su aplicación no será sencilla. "Si fuera fácil esta tarea no la agarraba nadie", dijo y agregó: "Son acuerdos entre la patronal y los trabajadores. De esos acuerdos y del compromiso que coloquen en el cumplimiento del acuerdo, va a estar el resultado".

La mayor dificultad para el PIT-CNT será formar a los sindicatos en salud y seguridad. Para eso, destinarán a aquellos gremialistas que conocen del tema a formar a los que deberán oficiar de delegados en sus trabajos. El decreto establece que, al momento de realizar la prueba de alcohol o droga, se debe avisar a un delegado sindical de la empresa, que puede estar presente.
En tanto, el presidente de la Comisión Laboral de la Cámara de Industria del Uruguay, Andrés Fostik, indicó a El Observador que el decreto "intenta solucionar un problema" para el que se encontraban "en un limbo". "Ahora está delimitada la cancha", dijo.

Fostik consideró que la aplicación del decreto será más sencilla para las medianas y grandes empresas, pero no para las pequeñas. "Vamos a ver cómo podemos hacer para ordenarnos nosotros. Se necesitan recursos", sostuvo.

El decreto es el punto de partida para que las empresas diseñen un protocolo sobre cómo actuar en esos casos. Consultados por El Observador, expertos en derecho laboral coincidieron en que ahora son las empresas con sus trabajadores los que tienen la posta para que su aplicación sea efectiva.
Para Mariana Fernández, abogada del estudio Posadas, Posadas & Vecino dedicada al área de derecho corporativo, laboral y de seguridad social, el decreto tiene como objetivo "dar pautas generales". "Me dice las pautas generales, lineamientos y por último, uniformiza el tratamiento del consumo problemático (en el trabajo). Hasta el momento quedaban afuera todas las drogas, excepto el cannabis (para el que ya existía un decreto)", dijo a El Observador.

En una línea similar, Verónica Raffo, abogada socia de Ferrere Abogados, sostuvo que los protocolos dependerán de las empresas, pero de todos modos el decreto contiene las pautas en los que se debe basar la normativa interna que apruebe cada empresa.

Por su parte, Leonardo Slinger, abogado laboralista de Guyer & Regules, enfatizó la necesidad de que las empresas elaboren el protocolo. "Sin (ese protocolo) no podés aplicar el decreto. Si no tenés el médico, la comisión de salud a la cual informar. La norma prevé una obligación de establecer todo esto", dijo.

Llegar a este decreto implicó el trabajo conjunto del gobierno, a través del Ministerio de Trabajo, los trabajadores, con la participación del PIT-CNT, y los empresarios, a través del Consejo Nacional de Salud y Seguridad en el Trabajo.

Deroga decreto de marihuana

El decreto que prohíbe el consumo y tenencia de alcohol en el trabajo deroga el artículo de un decreto anterior, que regulaba solamente el consumo de marihuana en horario laboral. Ese artículo no preveía ninguna sanción para un trabajador que fumara en su trabajo. El nuevo decreto establece que se puede sancionar al trabajador en caso de que por segunda vez un examen de droga o alcohol (no invasivo) de positivo.

Populares de la sección