¿Por qué en Uruguay las obras de infraestructura se demoran eternamente?

Factores climáticos, gerenciales y tecnológicos explican las razones
El video no muestra a un perro jugando con un bebé ni osos panda y, sin embargo, se hizo viral. Dura poco más de tres minutos y muestra como un grupo de obreros de una constructora instalan en túnel de 70 metros en un fin de semana.

Entre el 20 y el 22 de mayo la empresa Heijmans hizo la proeza sobre la autopista A12 hacia Arnhem, en Holanda, una ruta que suele ser muy transitada. Los trabajadores cerraron la ruta en las últimas horas del viernes y el lunes la autopista ya estaba en uso de nuevo, aún cuando llovió con intensidad durante parte del tiempo de trabajo.

La imagen contrasta con una vivencia que algunos uruguayos experimentan al llegar a las intersecciones de Camino Tomkinson y Camino Cibils cuando van por la ruta 1 o cuando transitan por la ruta 5 y se topan con los intercambiadores en la entrada de Las Piedras, por nombrar dos ejemplos de obras millonarias que no se concluyeron en el tiempo estipulado.

Los plazos de ejecución de las obras los fija el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en general entre 12 y 24 meses. Una obra vial tipo (entre 10 y 15 millones de dólares y un tramo de 15 kilómetros de carretera) son de 12, 15 o 18 meses.

Las obras en los accesos a Montevideo sobre la ruta 1 tienen un 60% de avance, dijo a El Observador, Marcos Rechac, ingeniero civil de Molinsur, la empresa constructora encargada de emprendimiento. La obra comenzó en noviembre de 2014 y tenía un plazo de 18 meses para concluir, por lo que debió estar pronta en mayo de este año. "Estaríamos pasados, pero tenemos algunas tolerancias por lluvia", explicó el especialista.

El factor climático tiene una incidencia fundamental en los plazos en obras de infraestructura vial, dijo Rechac. "Si a usted le llueve un día no es un día de prórroga. No es que no puede trabajar ese día, sino que no puede trabajar ese día y cinco más", explicó. El jueves 14 harían tres semanas que los trabajadores de Molinsur no podían ingresar a Cibils porque la tierra permanece mojada y no hay forma de ingresar. "Todo esto fue resultando en diferentes ampliaciones de plazos", subrayó.

Legalmente el plazo que la empresa tiene para terminar la obra es hasta enero de 2017. Pero las intenciones de la empresa es poder tener habilitados los intercambiadores para fin de año. En la actualidad, está concluido el trabajo de construcción de los puentes y el movimiento de los suelos está próximo a terminar. Sin embargo, hay diferencias de avance respecto a los trabajos de pavimentación.

Camino Tomkinson tiene un avance mucho más importante que Camino Cibils.
"Hay obras que se pueden hacer muy rápidas y hay otras que se pueden demorar un poco más y el usuario lo percibe. Yo hago un montón de kilómetros en todo el Uruguay y tengo claro que como usuario eso genera ciertas asperezas para los usuarios del tramo", dijo Rechac. El ingeniero señaló que hay veces que las obras son lentas "por el procedimiento constructivo", por "problemas de financiación" o por cuestiones internas de determinada empresa.

Ruta 5 y 48

Que una obra se pare por temas internos de una empresa es lo que pasó en el caso de los intercambiadores entre las rutas 5 y 48, en el ingreso a Las Piedras, según dijo a El Observador el ingeniero Daniel Cerrillo de la constructora Hernández y González, concesionaria de la obra.
La construcción estuvo detenida durante dos meses. "Todo es achacable a la empresa por temas particulares, acá no hay nada que sea culpa del ministerio", asumió Cerrillo.

Con cuatro meses de atraso, la obra se retomó ayer y Cerrillo estima que en no más de 60 días quedará pronta. Lo que resta por hacer es la calzada de carpeta asfáltica, la iluminación (falta el suministro de corriente) y toda la señalización.

El plazo acordado entre el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y la empresa fue de entre 12 y 14 meses, por lo que los trabajos debieron haber quedado finiquitados entre marzo y abril.

Consultado por la forma en que las constructoras uruguayas trabajan en comparación con los mejores ejemplos a nivel global, Cerrillo dijo que las empresas uruguayas no tienen nada que "envidiarle" al equipamiento de otras empresas de la región y, a veces, en el mundo.

"Nosotros compramos equipos en Europa y en Estados Unidos. Las empresas han invertido mucho en equipamiento y después hay temas de ejecución", afirmó el ingeniero.

Hernández y González es una de las empresas que ha intentado innovar en materia de procedimientos constructivos. En la ruta 3 realizaron la primera obra de reciclado asfáltico en el país, es decir, reutilizando el material que está en la propia carretera. Para eso invirtieron un millón de euros en equipamiento desde Alemania y trajeron técnicos especializados desde Inglaterra y Sudáfrica.

Esta tecnología -que es más ecológica, menos costosa y que acelera los procesos de construcción- tuvo resistencias técnicas. "Nosotros somos un poco conservadores en Uruguay y no nos animamos a incorporar tecnología nueva", dijo Cerrillo.

Plan de obras

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, presentó el plan de obras de su cartera el viernes 1º de julio durante su comparecencia en la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados. Rossi dijo que en el correr de 2017 se podrán observar importantes avances en la construcción de obras que se encuentran en proceso de licitación, de presentación de proyectos o de solicitud de permisos.

Un tercio de estas obras serán llevadas adelante con mecanismos de financiamiento alternativos como el de los contratos de participación pública y privada (PPP).

El MTOP ha definido una serie de obras que tienden al mantenimiento general de las vias principales, y de las transversales que soportan mayor circulación de cargas y transporte de la producción nacional hasta el puerto de Montevideo como la ruta 26 y su conexión con la ruta 3 entre Tacuarembó y Paysandú. Además se prevé la construcción o ampliación de una serie de puentes.

Populares de la sección