Qué hacer después de los excesos

Cuando se come de más es importante no recurrir a acciones compensatorias como el ayuno o la dieta líquida

Existen ciertas circunstancias en las que se suelen cometer excesos a la hora de comer o beber. El cuerpo necesita todos los nutrientes y variar la alimentación para poder llevar adelante cualquier plan. Pero especialmente, se necesita apuntar al cuidado del hígado con comidas livianas y de fácil digestión, además de cuidar la hidratación para sobrellevar los efectos secundarios a los excesos de alcohol.

Aquí le ofrecemos un plan modelo, pero es importante recordar que este debe estar adaptado a estilo de vida, edad, sexo y situación vital:

Desayuno: té o infusiones de hierbas aromáticas, frutas ricas en agua (melón, sandía, ananá, cítricos, frutillas, etc.).

Media mañana: yogurt descremado con frutas, cereales o granola con pasas de uva.

Almuerzo: verduras crudas, al vapor o hervidas con aceite de oliva y muy poca sal. Acompañar con pescado a la plancha o ½ lata de atún al natural.

Media tarde: una fruta.

Merienda: infusión con 1 o 2 rebanadas de pan integral con queso blanco descremado.

Cena: verduras preparadas como soufflé, al horno, con queso magro o un wok de vegetales con variedad de colores, ligero y evitando la salsa de soja.

Postre: gelatina light o frutas.

Otros tips: beber mucha agua entre comidas, especialmente media hora antes de comer para lograr mayor saciedad; comer despacio y atentos evitando distracciones.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy
Fuente: El Gourmet.