Rousseff recibió una alegría a días de su destitución temporal

Eduardo Cunha, principal impulsor del impeachment, fue suspendido de su cargo en Diputados
Dilma Rousseff no es la única gran figura de la política brasileña arrastrada por la crisis que vive el país, ya que Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados y principal promotor del proceso de destitución contra la presidenta norteña, fue suspendido de su mandato por la Corte Suprema por obstruir las investigaciones que lo involucran en el escándalo de corrupción de la estatal Petrolera Petrobras. La decisión fue ratificada por unanimidad por el Supremo Tribunal Federal (STF), de manera que ahora el diputado será apartado de su cargo por tiempo indefinido.

La suspensión se estableció en base a un pedido formulado por la fiscalía general a fines del año pasado, que señalaba que Cunha usó su cargo "en interés propio e ilícito" para evitar que las investigaciones en su contra por corrupción llegaran a tener resultados.

La sentencia estuvo a cargo del juez Teori Zavascki, cuyo fallo establece que "no existe la menor duda de que el investigado no posee condiciones personales mínimas para ejercer, en este momento, en su plenitud, las responsabilidades del cargo de presidente de la cámara de diputados".

Cunha ganó notoriedad cuando surgió como el principal impulsor del juicio político a Dilma Rousseff desde la Cámara baja, algo que luego fue avalado por la mayoría de los diputados en la votación realizada a mediados de abril. Cunha, a su vez, es el segundo en la sucesión presidencial detrás de Rousseff y de Michel Temer, vicepresidente de Brasil. Si la mandataria es destituida, el legislador será el vicepresidente de Brasil, y puede acompañar a Temer hasta 2018.

Rousseff generalmente ha enfocado sus últimos ataques contra Temer y Cunha, por lo que tras el duro golpe recibido por su enemigo no se quedó en silencio y declaró que la suspensión es acertada, pero tardía. "La única cosa que lamento, y digo que es mejor tarde que nunca, es que él consiguió presidir con cara de piedra el lamentable proceso (de impeachment) en la cámara", señaló la presidenta.

La sentencia del Supremo Tribunal no le quita, sin embargo, la protección de los fueros privilegiados que le permiten ser juzgado sólo por el máximo tribunal de justicia de Brasil.

Cunha es el único político protegido por fueros que es juzgado por la corte suprema en una causa que investiga si cobró US$ 5 millones para facilitar un negocio en Petrobras.

En total, la fiscalía general detalló once acciones ilícitas del legislador para obstruir esta investigación.
Consultado acerca de si la medida no implica un avance de un poder de la República sobre otro, el diputado Pauderney Avelino, del partido opositor Demócratas, respondió que "la separación de un diputado federal de su mandato, en este caso del presidente de la cámara, puede ser sí una interferencia sin una decisión del plenario del STF", pero como este organismo lo ratificó, esto ya no significa un problema.

El titular de la cámara será reemplazado por Waldir Maranhao, uno de sus aliados más cercanos en el Partido Progresista, que también es investigado para determinar si se benefició de la red de sobornos que generó miles de millones de dólares de las estafas de Petrobras durante casi una década de gobierno.

Según la organización Transparencia Brasil, más de 58% de los 513 diputados federales están bajo la lupa de la justicia o han sido acusados de corrupción, asesinato y violación.

En el Senado, un 60% tiene problemas con la justicia, donde están en marcha investigaciones sobre delitos tan insólitos como participación en torneos de riñas de gallos.

Dilma luchará por volver al poder

Dilma Rousseff, prometió "seguir luchando" para volver al poder si es destituida por el Congreso, en una entrevista para la cadena británica BBC. "Seguiremos luchando para volver al gobierno. Vamos a resistir, resistir y resistir", insistió Dilma. "No cuenten conmigo para renunciar", aseguró, "si renuncio, la prueba viva de que hay un golpe de Estado (...) desaparece".

Temer solo podría presidir Brasil hasta 2018

Michel Temer, que asumiría el gobierno la próxima semana si Dilma Rousseff es destituida, se arriesga no poder presentarse como candidato a las elecciones de 2018 por una condena de la justicia electoral de San Pablo. Temer fue condenado en segunda instancia el martes pasado por el Tribunal Regional Electoral a pagar una multa de 80 mil reales (cerca de US$ 23 mil) por haber realizado en 2014 donaciones a campañas electorales por un valor más alto que el permitido por la ley.

Fiscales de la procuraduría electoral consideran que esta condena impide que el político de 75 años se presente a elecciones por un período de ocho años,período que incluye los comicios de 2018.
Sin embargo, no le impediría asumir la presidencia del país en caso de que Rousseff sea destituida, pues fue elegido vicepresidente en 2014 y la ley no aplica para mandatos en curso.

Si el Senado opta por aceptar el juicio político contra Rousseff y luego la condena de manera definitiva, Temer presidiría Brasil hasta el fin de 2018.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección