"Sentí una explosión muy fuerte. No vi humo, pero algo había explotado"

Diego Sánchez se encontraba en el centro comercial al momento del atentado en Bogotá este sábado

"A eso de las 16.45 estaba en el primer piso sacando dinero de un cajero y sentí una explosión muy fuerte. Aunque no vi humo, se notó que algo había explotado. Definitivamente no era ruido de que algo se había caído. Por suerte tenía una puerta a 20 pasos y me fui inmediatamente", contó a El Observador el uruguayo Diego Sánchez, desde Bogotá, Colombia. Hace una semana que vive en la capital colombiana y se encontraba en el shopping donde ocurrió la explosión que dejó tres muertos el sábado a la tarde. El joven se fue rápidamente del lugar y se enteró de que realmente se había tratado de un atentado cuando ya estaba en su casa, a unas ocho cuadras del lugar.

Para el uruguayo, que está trabajando en la capital colombiana como parte de una pasantía de tres meses, lo ocurrido le resultó "una fea experiencia personal", pero en el mundo de hoy no lo sorprende y considera que pudo haber pasado en cualquier otro lugar.

Lea también: Atentado en Bogotá pone en entredicho la paz en Colombia

Sobre el episodio, contó que en primera instancia la gente no dimensionó lo que había pasado. "Supongo que se debió a que desde el primer piso no se veía humo, que era donde me encontraba yo. La mayoría de las personas siguieron su curso normal, incluso en lugar de autoevacuarse algunos se pusieron a mirar hacia el segundo piso, hasta que comenzó a circular la información de lo que había pasado y empezaron a cerrar los locales y la gente a irse. No vi pánico en ningún momento, ni gritos ni corridas", comentó Sánchez.

El ataque ocurrió cerca de la hora 17 de Colombia, con un artefacto explosivo escondido detrás de un inodoro de uno de los baños de mujeres en el segundo piso del Centro Comercial Andino, ubicado en la Zona Rosa, un barrio de clase socioeconómica alta y muy concurrido los fines de semana. Según dijo Sánchez, si bien a unas tres cuadras a la redonda el área estuvo clausurada, pocos horas después en los alrededores se veía todo con normalidad, "con el mismo tráfico de siempre".

Por su parte, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, instó a sus compatriotas a seguir con su "vida normal" y aseguró que los autores serán capturados y llevados a la justicia. En tanto, el ELN, la única guerrilla activa del país, condenó el "execrable hecho".