Sin consenso tras propuesta de apoyo a Rousseff

Paraguay marcó distancia de la posición de Tabaré Vázquez y Evo Morales

Aunque hace una semana el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, impulsó una declaración de respaldo institucional de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) al gobierno de Dilma Rousseff ante las últimas movilizaciones callejeras en Brasil, el documento todavía no tiene consenso para ser emitido e incluso genera resistencia en alguno de los países de la alianza.

Al tiempo que Vázquez firmó en público la declaración de apoyo el jueves 17 en medio de la crisis política brasileña por la investigación de casos de corrupción en la empresa Petrobras, el gobierno de Paraguay rechaza firma una resolución por entender que no se debe intervenir en asuntos internos de otros países.

Paraguay marcó distancia de la posición de Uruguay y de la del presidente boliviano, Evo Morales, quien el sábado 19 solicitó a Vázquez convocar una reunión de urgencia en Brasilia para apoyar a Rousseff. Sin embargo, todavía no hay información sobre si ocurrirá el encuentro.

En tanto, en la Secretaría General de la Unasur advierten que este tipo de declaraciones conjuntas llevan tiempo en acordarse, sobre todo por sus términos. "Los pronunciamientos de carácter colectivo se calientan a fuego lento, tienen que analizar párrafo por párrafo. Nos sirven estos procesos porque cuando salga, se busca que contemple todos los elementos que se quiere contemplar y sea apoyo institucional, de convicción y principios", dijo el jueves el secretario general del organismo, Ernesto Samper, en declaraciones al programa Pisando Fuerte de Metrópolis FM.

El miércoles 23 de marzo en Asunción, el vicecanciller paraguayo, Oscar Cabello, afirmó que el gobierno de Horacio Cartes no firmará ninguna declaración, según publicó El País en su edición del jueves 24. El jerarca dijo que el gobierno paraguayo no interviene "en los asuntos internos de los países".

"Paraguay no cree conveniente que se saque ningún tipo de pronunciamiento ni a favor ni contra de nadie. Nos ajustamos al respeto de la soberanía de los países. No apoyamos ese tipo de comunicados", sostuvo Cabello.

Una postura distinta mantuvo el presidente boliviano, Evo Morales, que en un acto público realizado el sábado 19 respaldó a Rousseff y conminó a Vázquez a reunir a los jefes de Estado de la región.

"Ojalá el hermano presidente de Unasur, presidente pro tempore, doctor Tabaré Vázquez, nos convoque rápidamente a Brasil para expresar nuestra solidaridad y evitar cualquier golpe congresal o judicial. Ese es el gran deseo que tenemos", dijo el mandatario.Por su parte, la canciller de Argentina, Susana Malcorra, expresó en declaraciones públicas el respaldo institucional del gobierno de Mauricio Macro al de Rousseff. "Apoyamos a la presidenta, esperamos que Brasil resuelva esta crisis de manera institucional", señaló.

Según consignó el diario La Nación de Argentina, las declaraciones de Malcorra subieron el tono del apoyo, ya que brindó un respaldo directo a Rousseff cuando antes las autoridades macristas habían afirmado su apoyo "a la institucionalidad".


Populares de la sección