Sumas y restas de Sanabria: el tambo y las deudas del cambio

Las deudas del empresario sobrepasan los US$ 20 millones
Las deudas del empresario Francisco Sanabria sobrepasan los US$ 20 millones, según demuestran los expedientes que inició ante la justicia concursal para intentar salvar las empresas que tiene, además de Cambio Nelson.

De acuerdo con el expediente que presentó del concurso del tambo, cuyo nombre fantasía es Sucesores de Wilson Sanabria, y al que accedió El Observador, reconoció por esa firma una deuda de $ 300.435.571 (US$ 10,6 millones al valor del dólar de ayer). En el expediente de Cambio Nelson -radicado en otro juzgado-, Sanabria reconoció una deuda de US$ 8,7 millones, y dinero a cobrar por casi US$ 10 millones. Pero a su vez hay un tercer expediente, radicado en un juzgado de Maldonado, en el que presentó a concurso la empresa arrendadora de autos, cuya deuda se desconoce por el momento.

Según se describe en el expediente, la empresa Sucesores de Wilson Sanabria es titular de dos explotaciones agropecuarias. La primera es un tambo que funciona desde diciembre de 2013, y la otra es una explotación de cría, recría y engorde de ganado para frigorífico que inició sus actividades en 2015, un día después de la muerte de Wilson. Funciona en un terreno ubicado a 9 kilómetros del tambo.
US$ 10.6 millones es la deuda que Francisco Sanabria y sus hermanos reconocieron tener por el emprendimiento agropecuario, cuyo concurso fue presentado en otro juzgado distinto al de Camvirey.
En la propuesta de pago que presentó por medio de su hermana, Paula Sanabria, para el emprendimiento agropecuario, planteó pagar a sus acreedores el 50% del crédito -o sea pidió una quita de la mitad de la deuda- en 36 cuotas bimestrales y consecutivas, o sea en seis años. Propuso además comenzar a pagarlas dentro de los 90 días siguientes a la fecha en que se firme la resolución judicial, con una mora por atraso que pidió pagar en cinco cuotas consecutivas.

A su vez, presentó un patrimonio de $401.188.185 patrimonio (US$ 14,2 millones) con el que podría cubrir la deuda.

No obstante la mayoría de los bienes están hipotecados. Así se menciona que se pusieron a favor del Banco Santander ocho padrones del campo, en garantía por un préstamo de US$ 2 millones que pidió Sanabria en 2013. Pero a su vez se señala que el dinero de esa hipoteca Wilson Sanabria lo utilizó en parte para la construcción de feed lot, y otra parte "como capital de giro de Camvirey".

"Al fallecimiento de nuestro padre nos encontramos con falta de liquidez en Camvirey S.A., comenzando a hipotecar bienes personales para darle liquidez al cambio", afirmaron.

"Todo el dinero obtenido por las hipotecas fue totalmente destinado a Camvirey. Además Francisco Sanabria facilitó a Camvirey medios de pago a través de cheques de las mismas", explicó la familia en la exposición de motivos.


También se menciona que en octubre de 2016 Camvirey tenía una deuda con Redpagos (Nummi S.A.) y para cancelarla la familia Sanabria hipotecó cinco padrones de Paula Sanabria por US$ 580 mil y realizó también una prenda de derechos de promitente comprador por la suma de US$ 150 mil de una propiedad. El total de ese dinero se pagó a Redpagos.

Actualmente todo el ganado está puesto a nombre de un fideicomiso del banco Santander para cubrir una cuota de capital que la familia tenía que abonar en setiembre de 2016. Todos los importes obtenidos por las ventas se imputan al repago del préstamo del banco.

Además se mencionan otros créditos hipotecarios con Scotiabank por US$ 775 mil -para el que se hipotecaron siete padrones- y una prenda de derechos de promitente comprador por US$ 235 mil; un crédito hipotecario con el BROU por US$ 780 mil; y dos préstamos de US$ 600.000 cada uno obtenidos de particulares, presumiblemente prestamistas.

Populares de la sección