Testigo protegido apuntó contra gerentes de tarjetas en megaestafa

Crimen Organizado indaga a 15 empresas implicadas en la maniobra

La declaración de un testigo protegido que viajó desde el exterior a Montevideo con custodia de Interpol, abrirá otra línea de investigación en la causa que indaga una maniobra por más de US$ 42 millones en perjuicio de la empresa financiera multinacional First Data, que en Uruguay administra las tarjetas de crédito y débito emitidas por varios bancos.

La empresa denunció que en base a tarjetas de instituciones bancarias paraguayas, en Uruguay se hicieron transacciones fraudulentas aprovechando un error del sistema informático que hizo que compras en dólares se debitaron de las cuentas en pesos. De esa forma se montó un red internacional que en el mercado local adquirió electrodomésticos, celulares, paquetes turísticos y hasta propiedades.

Por esta maniobra, el juez especializado en crimen organizado Néstor Valetti procesó el año pasado con prisión a cuatro personas por los delitos de estafa y lavado de activos, entre ellos, al exgerente comercial de la empresa Motociclo cuyo abogado defensor, Gustavo Salle, pidió indagar a los jerarcas de First Data. Inicialmente, la indagatoria comenzó por un caso de contrabando de teléfonos celulares que motivó los procesamientos sin prisión de tres hombres en 2014.

Sin embargo, la reciente declaración de un testigo protegido hará que el juez Valetti abra una nueva línea de investigación en el caso para indagar la posible vinculación de gerentes regionales de First Data, dijeron fuentes judiciales consultadas por El Observador.

El testigo, que declaró el 25 de abril, integró el equipo de investigación interno que First Data Cono Sur (cuya sede está en Buenos Aires) contrató para intentar aclarar la maniobra.

El hombre declaró amparado en la figura del testigo protegido prevista en la ley antilavado debido a que, según dijo, en Buenos Aires fue amenazado. Por ese motivo viajó a Montevideo custodiado por Interpol y en el acta de la audiencia no se menciona su nombre y se lo identifica como "testigo 1".

Las fuentes dijeron que los datos aportados por el testigo deberán confirmarse, pero implican un aporte relevante ya que hasta ahora existían indicios del vínculos entre los titulares paraguayos de las tarjetas de débito y empresas uruguayas, pero no sobre la posible connivencia de autoridades regionales de la empresa First Data.

Triangulación

El testigo dijo ante el juez Valetti que la posibilidad de que haya existido una "triangulación" entre los titulares de las tarjetas de nacionalidad paraguaya, "algún empleado o ejecutivo de First Data Cono Sur" que conociera la falla en el sistema informático y las empresas que efectuaron las ventas en Uruguay es una de las "hipótesis" de la investigación que realizó para la empresa y que fueron elevadas a la casa matriz en Estados Unidos.

El testigo declaró que para él "no hay un sujeto engañado" porque First Data "no tenía los controles" para esos casos. "De haber existido los controles no se hubiera escalado en el tiempo ni en los montos y se podría haber evitado la connivencia de los establecimientos", sostuvo ante el juez Valetti, según consta en el acta de la audiencia a la que accedió El Observador.

Interrogado sobre si, a su entender, pudo existir un "concierto delictivo" entre ejecutivos de First Data Cono Sur, los titulares de las tarjetas, los bancos emisores de Paraguay y los comercios uruguayos que realizaron las ventas, el testigo protegido declaró que considerando las características de la maniobra eso "hubiera sido posible".

La investigación también avanza en relación a los directores de los comercios que realizaron las ventas, entre los que se encuentra importantes joyerías, agencias de viajes y también inmobiliarias, cuyos responsables —al rededor de 15 personas— han declarado en los últimos meses en la Dirección de Crimen Organizado e Interpol y se espera que en breve sean citados para ser indagados en el juzgado.


Populares de la sección