Todas las fichas a UPM

El gobierno hará los máximos esfuerzos a su alcance para cumplir con sus responsabilidades en infraestructura y que UPM concrete la inversión.
El gobierno no dejó pasar una semana desde que se conociera la noticia de que no hay hidrocarburos en un pozo de exploración hecho por la empresa Total en la plataforma marítima uruguaya, para comunicar el posible lugar en el que se habrá de implantar la inversión más importante que haya conocido el país.

El presidente Tabaré Vázquez se tomó 17 minutos para hablar sobre el tema en declaraciones a dos medios de prensa el martes 23, luego de mantener una reunión de trabajo con representantes de la empresa. La comunicación oficial sobre la instalación de una nueva planta de celulosa en Uruguay ha estado prácticamente en manos de Vázquez, quien fue el encargado de dar los detalles de la buena nueva el 14 de julio, un día después que la empresa hiciera el anuncio a través de un comunicado.

Sin embargo, en el último mes el gobierno trabajó en silencio en este tema hasta que el martes pasado el mandatario reveló que el proyecto industrial estará ubicado en un radio de 25 kilómetros desde el cruce de la ruta 5 y el río Negro, en el límite de los departamentos de Durazno y Tacuarembó.

La noticia de la posible ubicación de la planta de celulosa generó la molestia de el intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, cuyo departamento era uno de los candidatos a alojar la inversión (ver página 3).

Vázquez también dijo a la televisión estatal (TNU) y a canal 4 -los dos únicos medios presentes en la conferencia- que mantuvo conversaciones por este tema con el presidente argentino, Mauricio Macri, quien apoyó la instalación de la pastera en suelo uruguayo.

Las novedades en torno a la inversión de UPM se dieron a conocer cuatro días después que el grupo Total informara que no se encontraron trazos de hidrocarburos en el pozo prospectivo del bloque 14 a través de una entrevista en el diario La República cuya información fue ratificada en el portal de Presidencia.

El gobierno está decidido a realizar los máximos esfuerzos a su alcance para que la inversión de UPM se concrete. Aunque restan varias definiciones por adoptarse y hay seis grupos conformados entre el gobierno y la empresa en proceso de trabajo, el Poder Ejecutivo no visualiza como una posibilidad que el Uruguay no cumpla con sus responsabilidades en cuanto al mejoramiento de la infraestructura.

"No se me pasa por la cabeza que el Uruguay no cumpla con los desafíos que tiene por delante. De nuestra parte lo tenemos que resolver", dijo a El Observador el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi.

Tanto el gobierno como la empresa saben que aún restan cuestiones por resolver para que el proceso pueda funcionar, lo cual condiciona la decisión final de UPM de concretar la inversión y poner en marcha la construcción de la planta. La inversión de la pastera está asociada a una serie de mejoras en materia de infraestructura que la empresa planteó al Ejecutivo en su momento, como una línea moderna de ferrocarril para trasladar su producción al puerto de Montevideo.

"Somos expertos en la producción de celulosa y luego típicamente es responsabilidad de los estados poder desarrollar la infraestructura logística", afirmó Sarantola."Para la salida de la celulosa se requiere un ferrocarril. El tren es el método de transporte más seguro, eficiente y confiable. Estas plantas tienen que trabajar a plena capacidad y la logística tiene que acompasar eso y ser buena en toda la cadena para ser eficiente. Esto requerirá una mayor tecnología en todo lo que hace al desarrollo logístico", había comunicado Sarantola cuando se oficializó el interés de UPM.

Según pudo saber El Observador, los representantes de UPM en Uruguay habían tomado con "sorpresa" el anuncio de la instalación de una nueva planta en territorio uruguayo.
De hecho, personas que mantienen relaciones comerciales con la empresa también se sorprendieron ya que en comunicaciones pasadas la empresa había dado a entender que no habría una segunda planta en Uruguay y que la orden de Finlandia era estudiar la posibilidad de instalarla en Brasil, cerca de la frontera.

En ese caso el abastecimiento sería a través de las plantaciones que la empresa tiene en Cerro Largo y Tacuarembó. La razón por la que UPM pretendía instalar la planta en Brasil era su disconformidad con la infraestructura y la logística uruguaya.

El ministro de Transporte dijo que la empresa ha valorado la seriedad del gobierno uruguayo ante este tipo de emprendimientos y que ésta es una de las razones por las que iniciaron planes para construir una segunda planta. "Por lo tanto el gobierno uruguayo sigue actuando con el mismo estilo, no especula", subrayó.

"Si ellos vinieron a hacer el planteo para desarrollar un conjunto de acciones implica que han tomado una definición y, en última instancia, serán ellos los que nos comuniquen cuando encuentren que las condiciones están prontas", señaló Rossi.

La semana pasada, el ministro de Economía Danilo Astori, en el cierre de la jornada anual de la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC), destacó la noticia de la nueva planta de celulosa de UPM, que representa US$ 5 mil millones, de los cuales US$ 4.000 invertirá la empresa y US$ 1.000 el Estado uruguayo. Solo de inversión en ferrocarril, desde la planta al puerto de Montevideo, serán US$ 550 millones. "Solo esa obra representa la mitad del presupuesto que tiene Uruguay para el ferrocarril. El esfuerzo será enorme, pero la planta significa 8 mil puestos de trabajo, y un crecimiento promedio no inferior a 1,5% de Producto Interno Bruto (PIB)", dijo el titular de Economía.

La delegación de UPM –que el martes se reunió con el gobierno en Suárez– estuvo encabezada por el vicepresidente senior de Desarrollo de Negocios en Uruguay, Jaakko Sarantola. Vázquez estuvo acompañado por el secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma; el prosecretario, Juan Andrés Roballo; y los ministros de Trabajo, Ernesto Murro; de Industria, Carolina Cosse; de Economía, Danilo Astori; de Ganadería, Tabaré Aguerre; de Transporte, Víctor Rossi, y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Álvaro García.

Populares de la sección