Uruguay es el país que más incremento tuvo en índice de cesáreas en la región

En América del Sur cuatro de diez nacen por cesárea; el país se encuentra segundo detrás de Brasil y antes de Argentina
América del Sur es la región con mayor índice de cesáreas del mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2014, cuatro de cada diez niños sudamericanos nacieron por cesárea, lo que ubica al subcontinente por encima de Europa (24,5%) o América del Norte (32,3%). A su vez, según datos de 2015 del Ministerio de Salud de Brasil, ese es el país sudamericano que tiene el mayor porcentaje de intervenciones quirúrgicas durante el parto, con 56%. Uruguay tiene el segundo puesto con 51,4% de cesáreas en ese mismo año y Argentina sigue en tercer lugar, con 45,5%. De todos modos, el que tuvo el mayor incremento desde que se empezó a medir el índice de cesáreas fue Uruguay, ya que aumentó 29,4% en 20 años.

"Todos los países en las Américas deberían tomar las medidas necesarias para hacer notar que las cesáreas solamente son necesarias cuando está peligrando la vida de la mujer o del recién nacido", dijo a El Observador el representante de la OMS en Uruguay, Giovanni Escalante.

"El parto humanitario y el índice de cesáreas es algo para trabajar", señaló a El Observador la subdirectora general de la Salud del Ministerio de Salud Pública (MSP), Raquel Rosa, en el marco del objetivo del gobierno de bajar al 34% las cesáreas en el sitema de salud.

"Nosotros celebramos la labor del MSP ya que está tomando atención al tema de profundizar más la información y está atendiendo el problema", señaló Escalante. De todos modos, desde la cartera no se plantean llegar a los índices que establece la OMS, que estipulan que hasta el 15% de los nacimientos pueden ser mediante una intervención quirúrgica: "Lo que queremos disminuir son las cesáreas innecesarias, no se trata de disminuir las cesáreas al barrer", expresó Rosa.
Uno de los motivos por los que se practican las cesáreas es para reducir la mortalidad materna. Uruguay es el país con menor índice de muertes durante el parto de América Latina, con 14 mujeres cada 100 mil nacidos vivos.
En la región, el país que registró el menor aumento de cesáreas fue Chile, que tenía 36% de cesáreas en 2000 y 48% en 2011, que es el último año del que hay registro oficial. "Hay variaciones entre los países año a año, hay países que han ido mejorando y otros que no", sostuvo Escalante. De acuerdo con el relevamiento que hizo El Observador entre los datos que están disponibles, ningún país sudamericano mejoró desde que se miden los índices.

La OMS estableció una serie de sugerencias para la asistencia del parto que buscan disminuir el índice de cesáreas. No se recomienda inducir el parto, romper membranas, administrar anestesias y especifican que debe ser la mujer quien elija en qué posición parir. Estas indicaciones buscan humanizar el parto, es decir, intervenir lo menos posible durante el proceso. "Lo que hace falta es tomar medidas de educación en salud (...), hacer notar a las mujeres que un parto natural es lo fisiológico y tiene menos riesgos", sostuvo Escalante.

Lea también: MSP y ginecólogos ven irreal alcanzar la meta de 34% de cesáreas

Uruguay tiene en cuenta las recomendaciones de la OMS y trabaja en seguir humanizando el parto. "Hay cosas que ya no se hacen: la episiotomía en todas las pacientes, el enema en todas las pacientes, el rasurado", explicó la directora del área programática de salud sexual de ASSE, Mónica Gorgoroso. De todos modos, la especialista destacó que "hay que seguir mejorando" e intervenir cada vez menos: "Lo mejor que podemos hacer para tener más partos es acompañar el proceso, estar atentos y adaptarnos a las necesidades de cada mujer".

El 85% de casos de ASSE fue necesario

De los 48.913 niños que nacieron en 2015, el 37% tuvo lugar en ASSE, según cifras del MSP. De esos partos el 30,2% se realizó por cesárea y en casi nueve de diez fue necesaria la intervención. "Hemos analizado las indicaciones de las cesáreas y el 85% de las que hacemos tienen una indicación precisa", dijo a El Observador la responsable del área programática en salud sexual de la institución, Mónica Gorgoroso. La especialista señaló que tienen "margen para mejorar". Las cesáreas que no fueron indicadas están vinculadas con el progreso del trabajo de parto –por ejemplo, si la mujer no presenta la dilatación que necesita-, y son esos los casos en los que se podrían evitar.

Populares de la sección

Acerca del autor