Vecinos de un pueblo alemán festejan el incendio de un hotel para refugiados

Los bomberos tuvieron dificultades para apagar el fuego por la aparición de un grupo que expresaba gritos xenófobos

Un hotel habilitado para albergar a refugiados en Bautzen, en el este de Alemania, quedó seriamente dañado por un incendio presuntamente intencional, la pasada madrugada mientras grupos de vecinos festejaban sin reparos ante el edificio los destrozos provocados por las llamas.

El origen del incendio, desatado pasadas las tres de la madrugada, está siendo investigado, aunque se parte de la base de que fue provocado, según fuentes policiales.

Ante el edificio, un antiguo hotel que ha sido habilitado para albergar a asilados a partir del próximo marzo, se habían apostado grupos de vecinos, muchos de ellos alcoholizados, que según la policía alemana festejaban "de modo inequívoco" lo que ocurría ante sus ojos.

La policía detuvo temporalmente a tres hombres de entre 19 y 20 años por interferir en el trabajo de los bomberos desplazados al lugar.

Los incendios en lugares en los que se da asilo a refugiados, son una constante en Alemania. Estos ocurren para impedir la llegada de los asilados a la correspondiente población.

Embed

Según fuentes de la Policía Federal Criminal, a lo largo de 2015 más de 500 albergues fueron atacados en todo el país y 126 edificios fueron parcialmente destruidos.

Según fuentes de la Policía Federal Criminal, a lo largo de 2015 más de 500 albergues fueron atacados en todo el país y 126 edificios fueron parcialmente destruidos.

El caso más relevante fue, el año pasado, el de un albergue en construcción en Tröglitz, también en el este de Alemania, que quedó destruido, tras meses de protestas neonazis contra la llegada a esa población de refugiados.

Más allá del incendio, lo que más chocó fue que hubo decenas de curiosos que "manifestaron una alegría nada disimulada" por lo ocurrido e incluso entorpecieron la labor de los bomberos, según la policía.

Por otro lado, el jueves, también en Sajonia, un centenar de personas increpó a unos 20 refugiados que llegaban en autobús a un albergue en la localidad de Clausnitz, gritándoles "¡fuera!", "¡vuelvan a su casa!".

El primer ministro de Sajonia, Stanislaw Tillich, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que lidera la canciller Angela Merkel, condenó como "hechos abominables" tanto los incidentes de Bautzen como el acoso a los refugiados de Clausnitz.

La policía local de Clausnitz defendió ayer su proceder, ante las múltiples críticas del estamento político y en las redes sociales imputándole connivencia o ineficacia frente a los alborotadores.

Un portavoz policial responsabilizó parcialmente a los propios refugiados de lo ocurrido y afirmó que algunos de éstos habían hecho gestos provocadores a los vecinos del lugar.

El ómnibus en el que se encontraban los asilados, un grupo de unas 25 personas que incluía mujeres y niños, se encontró con la calle bloqueada por coches cruzados sobre la calzada, mientras grupos de ciudadanos les insultaban y les increpaban con la frase "Nosotros somos el pueblo".

Embed


Embed
Embed

La frase es la consigna que, en 1989, se convirtió en emblemática de los ciudadanos germano-orientales que salían a la calle todos los lunes reclamando democracia en la Alemania comunista, pero que ahora se ha apropiado la ultraderecha xenófoba.

La llegada incesante de refugiados a Alemania -unos 1,1 millones recibió el país el año pasado- ha disparado las agresiones a refugiados y ataques contra albergues, ya habitados o en construcción.

La canciller alemanja Angela Merkel condenó este lunes por medio de su portavoz Stefan Seibert un acto "profundamente vergonzoso", y acusó de "cobardía" a la muchedumbre.

"El odio y la violencia son más visibles en el este", reconoció este lunes el ex presidente de la cámara de diputados, Wolfgang Thierse.

De las 231 agresiones de ultraderecha registradas desde el comienzo del año en Alemania, 47 se concentran en Sajonia, según el recuento de dos ONGS alemanas.

"En el oeste de Alemania hay una sociedad civil fuerte, con una cultura sólida del debate, que le muestra claramente a los extremistas de derecha que están al margen", estima el sociólogo especialista de la ultraderecha Matthias Quent.

En el este, en cambio, "Pegida y otros grupos se han apoderado del espacio público y lo han desplazado hacia la derecha".

Ministro alemán pide parar a la ultraderecha antes de que haya muertos

El ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, pidió parar a los grupos de ultraderecha en el país antes de que sus actos en contra de la llegada de refugiados produzcan los primeros muertos.

"No podemos esperar a que tengamos los primeros muertos", dijo Maas en declaraciones a los diarios del grupo Funke. "No podemos esperar a que tengamos los primeros muertos", dijo Maas en declaraciones a los diarios del grupo Funke.

"Quien le prende fuego a albergues de refugiados o aplaude a quienes lo hacen no tiene justificación ni disculpa alguna", agregó el ministro.

Maas, en su llamado a parar a la ultraderecha, apeló a los ciudadanos alemanes a mantenerse alejados del movimiento islamófobo Patriotas contra la Islamización de Occidente (Pegida) y del partido Alternativa por Alemania (Afd), que ha hecho de la crítica de la política de refugiados su principal baza política.

"Todo es que se sume a Pegida o a AfD tiene que saber que tipo de gente apoya". dijo Maas.

El ministro recordó unas declaraciones recientes de la presidenta de AfD, Frauke Petri, quien dijo que en caso necesario se debería hacer uso de las armas para detener la inmigración ilegal.

"Quien quiere mandar a los refugiados y a sus hijos en la frontera tiene fantasías violentas contrarias a la constitución. AfD se esta convirtiendo en un partido de ultraderecha", dijo.

Petri, durante un encuentro con la Asociación de la Prensa Extranjera, dijo que era todavía demasiado pronto para pronunciarse sobre lo ocurrido en Bautzen puesto que las investigaciones todavía no se han cerrado.

"A través de los medios se difunden prejuicios con demasiada prisa. Ha habido incendios que se han presentado como atentados sin que después se encuentren pruebas", dijo Petri.

"He ordenado una investigación al respecto pero no puedo decir nada pues todavía no hay resultados. Si se confirma que miembros del partido, lo que no creo, tuvieron que ver con esa acción habrá consecuencias". dijo Petri.

Entre tanto, se ha conocido que el director del albergue a donde se dirigían los refugiados que iban en el autobus -Thomas Hetze- es militante de AfD y, según informaciones de la televisión MDR, su hermano habría sido uno de los organizadores del bloqueo.

Hace tres semanas Hetze, según el diario "Bild", pronunció un discurso en una manifestación de AfD en el que dijo que la política de refugiados del gobierno de Angela Merkel era "un crimen contra la nación alemana".

Además, habló de un presunto plan de EEUU de desestabilizar el norte de Africa para debilitar Europa a través de una ola de refugiados


Fuente: EFE

Populares de la sección