Caída en la venta de boletos se mantiene y presiona a la IMM a subir el precio

En 2016 se vendieron 13 millones de viajes menos que el año anterior

El director de Movilidad de la intendencia, Pablo Inthamoussu, concurrió a la Comisión de Movilidad Urbana de la Junta Departamental el pasado lunes a pedido del edil Javier Barrios Bove para informar si este año habrá o no un nuevo aumento en el precio del boleto.

Durante la sesión, Inthamoussu informó que "todo indica que hay una necesidad de ajustar" la tarifa ya que en marzo habrá un ajuste salarial en el sector del transporte que "va a repercutir", según indica la versión taquigráfica a la que accedió El Observador. Sin embargo, aseguró que aún no hay una decisión tomada y que la intendencia trabaja para "que el impacto sea el menor posible".

De todas formas, recalcó que, aparte del ajuste, hay otro componente principal que juega partido en la definición de la tarifa y que si bien "no tiene que ver directamente con los aspectos económicos" preocupa a la intendencia: la caída en la venta de boletos.

El 2016 cerró con 4,8% de disminución en la venta de boletos con respecto al año anterior. En total se vendieron casi 270 millones de viajes, pero fueron 13 millones menos que en 2015, informó en la comisión el director de Servicio de Transporte de la intendencia, Gonzalo Márquez. Las cifras superan las de 2015, donde se vendieron 8 millones de boletos menos que en 2014.

Lea también: Venta de boletos sigue bajando y preocupa a la intendencia

La situación preocupa a la intendencia ya que si no se logra aumentar las ventas los costos del sistema de transporte serán cada vez mayores y, por lo tanto, el aumento del precio del boleto será difícil de evitar.

"Si no detenemos el proceso de caída de la demanda de boletos, básicamente los mismos costos que tiene el sistema para funcionar se reparten entre menos usuarios y, por lo tanto, se produce una tensión para el aumento inmediato de la tarifa", expresó Inthamoussu.

El director de Movilidad explicó que en el marco del Consejo Consultivo de Transporte se están analizando "alternativas" para atender esta situación en el caso que la disminución de la venta de boletos se mantenga.

"Este es un tema que preocupa no solamente a las empresas, a los sindicatos, a la intendencia, sino que nos tiene que preocupar a todos por lo que decíamos: cuanta menos gente viaje en ómnibus más caro y menos eficiente va a ser el sistema", señaló.

Lea también: "Es imposible que el precio del boleto permanezca constante"

Inthamoussu agregó que desde el consejo se trabaja con miras a lograr que el ajuste de la tarifa se pueda hacer una vez por año al igual que, sostienen, ocurrió en 2016. Sin embargo, en los hechos el boleto aumentó dos veces. Primero en marzo cuando se hizo el ajuste y luego en octubre para los usuarios que no pagaban con la tarjeta del Sistema de Transporte Metropolitano (STM). Hoy en día el 53% de los usuarios aún pagan el boleto en efectivo, informó Márquez.

"Todavía no estamos en condiciones de afirmarlo ni de asegurarlo, pero es una de las metas que nos hemos trazado. Además, queremos que tenga el menor impacto en el bolsillo de la gente", indicó Inthamoussu.

Revisión de las líneas

El director de movilidad informó que el consejo consultivo comenzó a trabajar en la revisión de las líneas de ómnibus y sus recorridos para hacer más eficiente el servicio. "Ya estamos trabajando en cómo hacer para racionalizar esto y terminar con los trencitos de ómnibus que todos podemos ver en 18 de Julio", dijo.

Inthamoussu recordó que se está trabajando en la elaboración de un plan piloto donde se estudiarán las líneas de ómnibus que circulan por 18 de Julio y la cuenca que recoge avenida Italia, 8 de Octubre y la zona de Pocitos.

"Esos son recursos que necesitamos en otra parte de la ciudad; por lo tanto, al revisar todas esas líneas y reestructurarlas ni que hablar que vamos a tener mejores recursos para atender las demandas de otros lugares de la ciudad y hacer un sistema en sí mismo más eficiente", concluyó.

Populares de la sección