Crimen de paraguayos: niño es pieza clave de la investigación

El chico de siete años que viajaba en la camioneta que fue baleada puede aportar datos sobre lo que ocurrió esa noche

La investigación para intentar aclarar la muerte de una pareja de paraguayos que fue asesinada cuando viajaba en su camioneta a la altura de Solymar, tiene como pieza clave al niño que viajaba con ellos y que resultó ileso.

El pequeño de siete años es hijo de Claudia Guerrero, de 40 años, que murió en la noche del sábado cuando la camioneta que conducía su esposo, Ramón Quevedo Arce, de 45, fue interceptada por otro vehículo desde donde les dispararon varias veces. Como consecuencia, ambos murieron y atropellaron a una joven de 16 años que caminaba por el lugar. Fuentes policiales indicaron a El Observador que el hombre recibió 14 disparos, seis de ellos en la cabeza.

El menor quedó en custodia en la sede del consulado de Paraguay en Montevideo hasta que se resuelva el traslado a su país de origen. Fuentes policiales señalaron que el niño está bajo medidas de seguridad porque se lo considera un testigo clave en lo ocurrido y además puede aportar datos que permitan reconstruir dónde estuvieron y qué hizo la familia paraguaya en Uruguay desde llegada.

Ciudadano paraguayo asesinado en Canelones recibió seis tiros en la cabeza

Subrayado informó, en tanto, que su tía, hermana de Claudia, será quién viaje a Montevideo para hacerse cargo del menor. La mujer dijo que la familia se enteró del trágico hecho por medio de Interpol y aseguro que su hermana y su cuñado no tenían vínculos con el narcotráfico.

La policía uruguaya ya conocía a Quevedo Arce, ya que en 1999 se detuvo a los integrantes de una banda de la que era parte, que enviaba droga de Paraguay al departamento de Florida.

La mujer descartó que familiares de la pareja muerta presenten una denuncia en Uruguay por lo ocurrido y que sólo les interesa el bienestar el niño.

Los primeros datos reunidos por la Policía ubican el caso como un posible ajuste de cuentas, dijeron a El Observador fuentes allegadas a la investigación, pues a Quevedo Arce se lo vincula con Tomás Rojas, un brasileño procesado con 25 años de prisión por narcotráfico, asociación criminal y lavado de dinero.

Indagan posible ajuste de cuentas en crimen de pareja de paraguayos

Rojas es sindicado como el jefe de una organización de narcotraficantes que opera en la región del Alto Paraná, según informó el portal del diario ABC de Paraguay. Además, Guerrero Arce tenía un proceso por tráfico de drogas en Brasil, cuando en el año 2002 fue detenido junto a otras siete personas con un cargamento de 235 kilogramos de marihuana, en el sur del estado de Santa Catarina.

Interpol se sumó a la investigación del caso, tanto en Uruguay como en Paraguay, dijo a El Observador el vicecónsul paraguayo en Uruguay, Juan Monges.


Populares de la sección