El receptor del primer transplante de pene fue dado de alta

Sus doctores aseguran que no hay signos de rechazo
El hombre que recibió el primer trasplante de pene en Estados Unidos abandonó el hospital días atrás, tres semanas y media después de la operación. Se está recuperando bien, con buen flujo de sangre al órgano trasplantado y no hay signos de rechazo, dijeron sus médicos.

"Todo parece estar sanando", dijo el paciente Thomas Manning, de 64 años, según consigna el diario New York Times. "Todo está bien y se va a poner mejor", añadió.

Manning necesitaba el trasplante porque en 2012 sufrió una perdida total de su pene a causa de un cáncer. El órgano de reemplazo, que provenía de un donante fallecido, se unió a su cuerpo en una operación de 15 horas, el 8 y 9 de mayo en el Hospital General de Massachusetts en Boston.

"Hasta ahora va todo bien. Estamos muy satisfechos ", dijo el doctor Curtis Cetrulo, uno de los cirujanos plásticos y reconstructivos que operó al hombre.

Cetrulo y el doctor Dicken Ko, directores del programa de Urología Regional del hospital, dijeron que la operación había logrado dos objetivos principales: restaurar los genitales con un aspecto normal y recuperar la función urinaria.

Los médicos dijeron que tienen la esperanza de que la sensación y la función sexual también regrese, pero que el proceso que conlleva la regeneración nerviosa se producirían en los siguientes meses. En trasplantes de manos la sensación "regresa rápidamente a un nivel rudimentario, pero luego se ha visto una mejora continua durante los siguientes cinco años."

Manning debe tomar medicamentos todos los días durante el resto de su vida para que su cuerpo no rechace el órgano, y verá a los médicos dos veces a la semana durante las próximas semanas para comprobar si hay signos de rechazo y ajustar las dosis de los medicamentos.

Su cirugía fue experimental y forma parte de un programa de investigación con el objetivo final de ayudar a los veteranos que sufrieron lesiones pélvicas en combate, así como los pacientes con cáncer y víctimas de accidentes.

Los cirujanos de la Universidad de Medicina de la Escuela Johns Hopkins también están planeando realizar trasplantes de pene y tienen a un veterano de combate, herido en Afganistán, en lista de espera desde hace varios meses.