Miles se manifestaron en las calles Caracas por la revocación de Maduro

La Policía realizó cientos de detenciones, hubo enfrentamientos y heridos

Los cuerpos de seguridad de Venezuela terminaron este miércoles con varias de las marchas convocadas por la oposición que pretendían llegar hasta las sedes del Poder Electoral para presionar a las autoridades a que cumplan con celeridad las etapas para el referéndum que pueda revocar el mandato de Nicolás Maduro.

Al menos en cinco ciudades del país funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), y de la Guardia Nacional (GNB) dispersaron las marchas que pretendían llegar hasta el Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE).

En Caracas los manifestantes opositores, acompañados de los principales líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), fueron dispersados con gases lacrimógenos luego de que insistieran en su intento por marchar, sin permiso, hasta el municipio Libertador, sin que se registraran mayores daños.

La manifestación organizada por la oposición venezolana, encabezada por Henrique Capriles, comenzó desde el centro de Caracas, con enfrentamientos entre los manifestantes y la policía. Estos arrojaron en numerosas ocasiones gas lacrimógeno a los presentes. Los manifestantes marcharon sobre la Av. Libertador, mientras se encontraron con varios cercos de la Policía Nacional Bolivariana armadas con escudos.

"¡Revocatorio, revocatorio!, ¡Fuera Maduro!, gritaron los manifestantes en Caracas, que llevaban carteles con consignas contra el gobierno y banderas de Venezuela.

Represión manifestación Venezuela mayo 2016

Por otro lado, los principales accesos al Consejo Nacional Electoral (CNE) se mantuvieron cortados y las líneas de metro dejaron de funcionar.

En medio de la protesta, Capriles entregó en manos del Rector Luis Emilio Rondón el documento del revocatorio para exigir la validación de las firmas en la Plaza Venezuela, siendo el acontecimiento más importante de la marcha, y uno de los mayores objetivos de la oposición.

Embed
Embed

Henry Ramos Allup, Secretario General Nacional de Acción Democrática, fue uno de los grandes protagonistas durante la protesta. El diputado Luis Florido también estuvo al frente de la marcha y desde su cuenta de Twitter comentó: "superamos cerco de la GNB, entramos al municipio Libertador #EnLaCallePorElRevocatorio #18May". Dentro del municipio Libertador se encuentra el CNE rodeado de francotiradores, tal como mostró Capriles desde su perfil en la red social.

Lea también: Radicalización transforma a Venezuela en una olla a presión

A lo largo de la manifestación varios resultaron heridos con lacrimógenos, se vieron bombas de humo y perdigones arrojados por la policía y grandes enfrentamientos entre guardias y civiles. En la capital del municipio Libertador, Mérida, durante una protesta de estudiantes en la Facultad de Medicina, integrantes de los cuerpos de seguridad entraron y dispararon dejando más de diez heridos y la quema de un vehículo.

manifestación.jpg

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, el uruguayo Luis Almagro, condenó el gobierno de Nicolás Maduro desde su cuenta de Twitter, donde incluso lo trató de "dictadorzuelo".

Lea también: Maduro acusó a Almagro de ser agente de la CIA

Embed


Temor a un estallido social

Mientras la tensión política sube, en las calles el malestar social aumenta ante la dramática escasez de alimentos básicos y medicinas, y la inflación más alta del mundo (180,9% en 2015 y proyectada por el FMI en 700% para 2016).

"La gente está cansada. La situación está malísima, esto en cualquier momento revienta", declaró a la AFP Lilimar Carrillo, una enfermera de 39 años, que hacía cola para comprar comida en Guarenas, a 45 km de Caracas, donde el martes se registró una protesta por escasez de alimentos.

Según una encuesta de la firma Datanálisis, 70% de los venezolanos apoya un cambio de gobierno. Para revocar a Maduro, la oposición necesita una votación de más de 7,5 millones con que fue electo el gobernante en los comicios de abril de 2013.

El estado de excepción, rechazado el martes por el Parlamento, contiene medidas para enfrentar la crisis económica y autoriza "operativos especiales de seguridad".

"No queremos que haya un desangre ni un golpe de Estado", declaró durante la concentración el presidente del Parlamento -de mayoría opositora-, Henry Ramos Allup, al abogar por "una solución pacífica" a la crisis política.


Populares de la sección