Trabajadores de Fanapel pedirán extensión de seguro de paro hasta abril de 2018

La empresa confirmó definitivamente el cierre; este miércoles habrá una reunión tripartita en la Dinatra
El sindicato de trabajadores de Fanapel se reunió ayer en asamblea para definir los pasos a seguir luego de que la empresa comunicara oficialmente el cierre de su histórica planta de Juan Lacaze y aceptara iniciar una negociación tripartita.

El plan presentado por la dirigencia sindical —aprobado por unanimidad en la asamblea—incluye la extensión del seguro de paro hasta abril de 2018. Según dijo a El Observador el presidente del sindicato Marcelo Olaverry "eso dará un margen a los trabajadores". El seguro de paro actual vence el próximo abril.

El sindicato pide también garantías para el pago de los créditos laborales a un plazo máximo de 4 meses, como condición para liberar las 2800 toneladas de papel que aún tienen retenidas en la fábrica. Además, exige que el cobro del despido incluya no solo a los 270 trabajadores directos, sino también a los 30 personas que indirectamente trabajaban para Fanapel.

Por último, los trabajadores solicitan que se establezca un régimen de jubilación anticipada para aquellos trabajadores que tienen al menos 50 años, y más de 30 trabajando en la fábrica. "Somos aproximadamente una treintena en esa situación", afirmó Olaverry.

Todos estos puntos serán presentados este miércoles a las 11 de la mañana en la reunión tripartita en la Dirección Nacional de Trabajo. El jueves, por su parte, representantes del gobierno viajarán hasta Juan Lacaze para dialogar con los trabajadores.

El cierre

Aunque el cierre de Fanapel es un hecho consabido desde el pasado 13 de febrero, cuando un gerente de la empresa comunicó sorpresivamente a los trabajadores que la planta no abriría, recién esta semana llegó la confirmación definitiva.

En ese plazo, hubo opiniones dispares sobre la posibilidad de que la fábrica reabriera. Sin embargo, varios jerarcas del gobierno pusieron paños fríos a las ilusiones de los trabajadores. Uno de ellos fue el presidente Tabaré Vázquez, quien afirmó durante su gira por Europa que "no abrigaba esperanzas" en torno a la situación de Fanapel y que por tanto había que pensar en el futuro de Juan Lacaze sin su histórica fábrica.

Problema de competitividad

Una de las causas determinantes del declive de Fanapel fue la pérdida del mercado argentino, al cual la empresa exportaba un 89% de su producción. El levantamiento de las barreras comerciales por parte del gobierno de Mauricio Macri provocó la entrada de productos internacionales —particularmente de China— con los que la empresa uruguaya no podía competir.


Populares de la sección