25 de mayo 2024
2 de abril 2024 - 14:36hs

Según un informe del Instituto de Investigaciones Económicas para la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), en los últimos diez años, las jubilaciones perdieron contra la inflación en siete ocasiones, mientras que solo en tres lograron recuperar capacidad de compra.

El informe destaca que durante el período de 2014 a 2023, en siete ocasiones la inflación superó el aumento en los haberes jubilatorios, lo que resultó en una disminución del poder adquisitivo real. La única excepción fue en 2022.

En términos de ajuste de los beneficios jubilatorios, se identificaron dos enfoques principales: uno basado en aumentos salariales y recaudación pasada, y otro que considera la combinación de inflación y aumentos salariales.

Los expertos señalan que el primer enfoque, vinculado al crecimiento económico, es procíclico, ya que aumenta los salarios y la recaudación en períodos de expansión económica, pero puede generar pérdidas de poder adquisitivo en momentos de recesión. En contraste, el segundo enfoque, que tiene en cuenta la inflación, tiende a suavizar los efectos de la actividad económica fluctuante en los ingresos jubilatorios.

El estudio del IERAL destaca que a partir de 2018, los haberes jubilatorios reales tendieron a perder poder adquisitivo con mayor frecuencia, coincidiendo generalmente con caídas del Producto Interno Bruto (PIB) y aumentos en la inflación. En este contexto de estanflación, los aumentos en los haberes no lograron compensar el aumento de los precios, lo que resultó en una disminución en los ingresos reales de los jubilados.

Durante los años analizados, los haberes previsionales sin compensación de bonos experimentaron reducciones significativas en términos reales en varios años, incluidos 2014, 2017, 2018, 2019, 2020, 2022 y 2023. En contraste, lograron ganarle a la inflación en 2015, 2017 y 2021.

Las jubilaciones y la inflación en los últimos 10 años en Argentina

 

Por qué las jubilaciones pierden contra la inflación

El informe destaca que estos resultados negativos de la movilidad jubilatoria se deben principalmente a dos razones: en primer lugar, las variables utilizadas en la fórmula de movilidad, como los salarios y la recaudación, aumentaron a un ritmo inferior al de la inflación, lo que provocó una disminución en los haberes reales a pesar de los ajustes realizados.

La aplicación de la movilidad jubilatoria con rezagos, actualizando los haberes con datos de inflación, salarios o recaudación pasada y en valores inferiores a los actuales, ha contribuido a empeorar el deterioro de los ingresos de los jubilados.

Cuando la inflación se desacelera y la economía mejora, las fórmulas de movilidad utilizadas en el pasado han tendido a generar mejoras en los haberes reales, ya que en esos casos los salarios y la recaudación tienden a aumentar más rápido que la inflación.

En los primeros dos meses del año, el Gobierno llevó a cabo una drástica reducción en las jubilaciones, lo que resultó en una disminución del gasto en jubilaciones como porcentaje del Producto Interno Bruto (PBI) hasta un nivel por debajo del 5%. Durante la gestión de Alberto Fernández, este porcentaje se ubicó en un nivel del 7%, siendo el récord reciente en 2017 con un 9% del PBI.

Algunos analistas especulan que el gobierno de Javier Milei podría intentar reducir el gasto previsional hasta los niveles que tenía en los años 90, alrededor del 5% del PBI. Sin embargo, esto plantea desafíos, dado que ahora hay el doble de personas cobrando jubilaciones: desde los 3,6 millones de jubilados y pensionados entre 2001 y 2005, se sumaron casi 4 millones más de prestaciones para el año 2014 y casi 5 millones más en la actualidad, debido a las moratorias.

En resumen, la evidente disminución de los haberes jubilatorios sugiere que las moratorias podrían haber contribuido más a aumentar la pobreza entre los 3,6 millones de jubilados con aportes, en lugar de haber sacado a los que ingresaron por mecanismos alternativos de esa situación.

 

Temas:

Ajuste jubilaciones

Más noticias

Te puede interesar